Qué ver en Peterhof, el Versalles ruso

Si por algo destaca San Petersburgo es por sus exuberantes palacios. Dentro de la ciudad sobresale el Palacio de Invierno, que alberga el Museo del Hermitage. Mientras que en sus alrededores lo hacen los palacios de Peterhof y de Pushkin. Y, aunque hay partidarios de uno y partidarios de otro, yo creo que ambos son visitas obligatorias en cualquier viaje a la ciudad. Tanto por su belleza, como por su historia. Por eso mismo os cuento aquí qué ver en Peterhof. Y en este otro post cómo visitar el Palacio de Catalina en Pushkin. Así podéis juzgar vosotros mismos.

La historia detrás de Peterhof

La historia de Peterhof, al igual que la de prácticamente todo San Petersburgo, está estrechamente ligada a Pedro I, el Grande. Quien, a principios del siglo XVIII, fundó la ciudad a las puertas del Golfo de Finlandia.

Fue en esa época, en 1714, cuando el Gran Zar, en su incansable propósito de europeizar Rusia, empezó la construcción del Palacio de Peterhof a orillas del Mar Báltico. Simbolizando así la expansión y la modernización del Imperio. Originalmente levantó sólo un primer edificio, al que bautizó como Palacio Monplaisir (mi deleite). Y que se construyó siguiendo los planos que él mismo había diseñado inspirándose en el Palacio de Versalles.

Aunque, como es lógico, el conjunto de Peterhof que vemos hoy dista bastante del que levantó Pedro el Grande. En los años posteriores, principalmente por orden de su hija la Emperatriz Isabel, se ampliaron los jardines, se añadieron y remodelaron las fuentes y se construyeron nuevas alas y edificios anexos. Entre ellos el Gran Palacio. Hoy el epicentro del complejo.

que ver en peterhof
Gran Palacio de Peterhof (1916)

Igual que sucedió con el Palacio de Catalina en Pushkin, durante el asedio de Leningrado por parte de los alemanes en la II Guerra Mundial, las tropas nazis también invadieron Peterhof. Y lo desvalijaron y destruyeron cuando tuvieron que huir.

En 1945, una vez acabada la guerra, se comenzó la restauración y reparación del palacio, las fuentes y los jardines. Y, pese a que el parque superior reabrió sus puertas ese mismo año, gran parte de los trabajos no estuvieron completados hasta 2003. Para el 300 aniversario de la fundación de la ciudad. Y algunos siguen en marcha a día de hoy.

Qué ver en Peterhof

El complejo de palacios, fuentes y jardines de Peterhof ocupa una superficie de casi 50 kilómetros cuadrados. Y, desde 1990, forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Si quisiéramos visitar el complejo entero, incluyendo todos los jardines y edificios, necesitaríamos varios días. Así que lo mejor es hacer una selección de lo que queremos ver y decidir cuánto tiempo le dedicaremos a la visita.

A grandes rasgos, lo más imprescindible que ver en Peterhof y que nadie se puede perder son sus maravillosos jardines y fuentes del parque inferior. Así como los exteriores de los distintos palacios y pabellones. Mientras que quizás el interior del Gran Palacio sea prescindible. Sobre todo si ya se ha recorrido el de Catalina en Pushkin. Y se ha visitado el Museo del Hermitage

Qué ver en Peterhof: el parque superior

Si llegamos por carretera hasta Peterhof, lo primero que nos encontraremos será el Parque Superior. O lo que es lo mismo, los jardines que se encuentran al sur del Gran Palacio y que son la puerta de entrada al conjunto.

Al fondo se puede divisar la parte trasera del Gran Palacio. Y, justo allí, a mano derecha, se encuentran las taquillas y los tornos de entrada al palacio y al Parque Inferior.

Qué ver en Peterhof: el Gran Palacio

Nada más atravesar los tornos de entrada nos encontraremos las puertas del Gran Palacio. El que durante varios siglos fue una de las residencias favoritas de los zares. Y que es el edificio más imponente del complejo. Pero lo mejor es acercarse a sus pies. Desde donde se puede admirar la Gran Cascada y la vasta extensión que componen los jardines inferiores.

que ver en peterhof

Nosotras finalmente decidimos saltarnos la visita de los interiores del Gran Palacio ya que ya habíamos visitado el Palacio de Pushkin el día anterior. Y lo que verdaderamente nos apetecía era recorrer los jardines. Pero si vais a visitarlo, os recomiendo hacerlo primero. Y ya después dedicarle todo el tiempo del mundo al Parque inferior.

Qué ver en Peterhof: el parque inferior

Después de recorrer el Parque Superior y el Gran Palacio, llega el turno de la joya de la corona de las cosas que ver en Peterhof: el Parque Inferior.

Y lo primero que veremos nada más salir del palacio es la Gran Cascada. Un conjunto de 64 fuentes de entre las que destaca la Fuente de Sansón, en el centro del estanque. Esta fuente, cuyo chorro de 20 metros es el más alto del parque, hace alusión a la victoria del ejército ruso sobre las tropas suecas. Lo que está representado por Sansón abriendo las fauces del león.

Otros puntos que no podéis dejar de ver en el Parque Inferior son los siguientes:

  • La Cascada del León, con unos leones que custodiaban las columnas.

que ver en peterhof

  • El Palacio Marly y su estanque, que imita al palacio homónimo de Luis XIV en Francia.

que ver en peterhof

  • La Cascada de la Colina Dorada

que ver en peterhof

  • Las vistas del Parque y del Golfo de Finlandia que hay desde los alrededores del Palacio Marly.

  • Las fuentes de Adán y Eva

que ver en peterhof

  • Y el Canal del Mar

que ver en peterhof

  • Aunque, como no, para acabar de recorrer los puntos imprescindibles que ver en Peterhof, hay que acercarse hasta el Plalacio Monpleisir. El que originalmente fundó Pedro I como una ventana al mar Báltico.

Después, todavía se puede seguir paseando por los jardines. O se puede emprender el camino de regreso a San Petersburgo. Así, si se ha madrugado, todavía se llegará a tiempo para comer en la ciudad y seguir aprovechando la tarde.

¿Cómo llegar al Palacio de Peterhof?

Peterhof se encuentra a orillas del Golfo de Finlandia. A unos 30 kilómetros de distancia de San Petersburgo. La opción más cómoda, si no queréis tener que preocuparos ni de cómo llegar ni de las entradas, es contratar una excursión guiada como las que ofrece Civitatis para visitar el palacio de Peterhof. Así os recogerán en el centro de San Petersburgo y os devolverán más tarde al mismo punto.

Pero si queréis visitar Peterhof por libre, hay dos opciones. Coger un taxi que os lleve hasta allí. Cosa que os costará unos 25-30 € por trayecto. O ir en transporte público. Que no os costará ni 2 euros por persona y trayecto.

que ver en peterhof

Desde el centro de San Petersburgo sólo hay que coger la línea 1 de metro (la roja) y bajarse en la estación Avtovo. Un trayecto que nosotras aprovechamos para visitar las estaciones más bonitas del metro de San Petersburgo.

Al salir a la calle, enseguida se ven un montón de paradas de autobús desde donde salen las marshrutkas (minubuses) K-224, K-300 y K-424 que te llevarán al palacio. No tiene pérdida porque, además del número, veréis escrito Peterhof (Петергоф, en cirílico) en los carteles de los minibuses. E incluso los conductores lo vocean para avisar a los turistas despistados 😉 Así que, ¡don’t worry!

Hidrofoil

Otra opción para ir y, sobre todo, para volver es el hidrofoil que comunica Peterhof con San Petersburgo surcando las aguas del Golfo de Finlandia. Una buena idea para aprovechar el día es ir en metro + autobús y volver en hidrofoil. Así podemos visitar las mejores estaciones del metro de San Petersburgo. Y haremos la visita de Peterhof entrando por el parque superior y saliendo por el parque inferior (el embarcadero está al final del Canal del Mar, al fondo de los jardines).

que ver en peterhof

Los billetes cuestan unos 500 rublos por persona y trayecto. En temporada alta salen cada 15-30 minutos. Y tardan poco más de media hora en recorrer la distancia.

Hacer alguno de los trayectos en hidrofoil es, además, otra forma de ver la bahía de San Petersburgo y surcar un trozo de las aguas del río Neva.

Horarios de visita y cómo comprar las entradas

Tanto el Gran Palacio como el Parque Inferior requieren de una entrada para visitarlos. Y, al igual que ocurre con otros monumentos de la ciudad, sus horarios y tipos de entrada varían en función de la época del año.

  • El Parque Inferior abre de 9 a 20. Pero las fuentes sólo funcionan de de abril a septiembre. Es en esos meses cuando hay que adquirir una entrada que cuesta 900 rublos por persona (unos 13€) y se puede comprar en la web. El resto del año (octubre-abril), cuando las fuentes están apagadas, la entrada es gratuita.
  • El Gran Palacio cierra los lunes y se necesita entrada en cualquier época del año. Cuesta 1200 rublos (unos 17 €). En los meses de invierno (octubre-abril) se pueden comprar online. Pero en los meses de verano (mayo-septiembre), cuando mayor afluencia de visitantes hay, sólo pueden comprarse allí. Así que, si tenéis pensado visitar el palacio en temporada alta, os recomiendo ir a primerísima hora para evitar las enormes colas que se forman.

Para comprar las entradas online hay que entrar en este enlace, elegir la fecha y seleccionar la cantidad y el tipo de entradas. Una vez completado el proceso, hay que dirigirse a la pasarela de pago para formalizar la compra.

Cuando lleguéis a Peterhof, sólo hay que escanear el código de barras del voucher en los tornos de entrada al Parque Inferior. Recordad que si visitáis el palacio en invierno (octubre-abril), esto no será necesario porque la entrada a los jardines es gratuita. Si en esta misma época del año vais a entrar en el Gran Palacio, tendréis que canjear vuestro bono online en las taquillas especiales para ello (en verano tendréis que hacer la cola para comprarlas allí, ya que no permiten compras por adelantado).

.

Y así, con la visita de Peterhof dimos por concluidas nuestros recorridos por palacios en San Petersburgo. De hecho, creo que tuvimos palacios para bastante tiempo. Sobre todo porque, después de visitar éste, el de Catalina en Pushkin y el Museo del Hermitage, pocos palacios conseguirán estar a la altura.

Y vosotros, ¿con cuál os quedaríais? ¿con Peterhof o con Pushkin?

 

Otros artículos para viajar a San Petersburgo:

 

..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.