Visitar el Palacio de Catalina en Pushkin

visitar el palacio de catalina

Podríamos decir que San Petersburgo es la ciudad de los palacios. Recorrer la que en otro tiempo fue la capital del Imperio Ruso es asistir a una sucesión de majestuosos edificios. Y, si en el centro de la ciudad el Palacio de Invierno, donde se aloja el Museo del Hermitage, destaca por encima del resto; en los alrededores hay otro que roba el corazón: el Palacio de Tsárskoye Seló, ahora conocido como Pushkin. Por este motivo, visitar el Palacio de Catalina en Pushkin es una excursión imprescindible que hacer en San Petersburgo.

Pero, además de ser uno de los mejores palacios del mundo, esta residencia de verano de los zares ha sido testigo de numerosos acontecimientos históricos. Y guarda en sus paredes retales de los últimos 300 años de la historia de Rusia.

Breve historia del Palacio de Catalina

Aunque el palacio fue construido en 1717 por orden de la emperatriz Catalina I, y posteriormente ampliado por su hija Ana, la versión que vemos ahora es la que diseñó la emperatriz Isabel en 1752. A ésta, la segunda hija de Catalina y Pedro I, no le gustaba nada el Palacio que construyó su madre. Y por eso ordenó demolerlo y volverlo a levantar en estilo rococó.

Palacio de Catalina, Pushkin (1826)

Aunque quien verdaderamente lo utilizó y lo hizo popular fue Catalina II, la Grande. Durante su reinado se reformó el interior del edificio en estilo neoclásico. Y el palacio se hizo famoso en todas las cortes europeas por su imponente belleza. No obstante, se emplearon más de 100 kilos de oro para decorar su ostentosa fachada. Desgraciadamente, tras la muerte de Catalina, cayó en el olvido en favor del cercano Palacio de Alejandro. Que se convirtió en la nueva residencia de verano de los zares.

Durante el sitio de Leningrado en la II Guerra Mundial, parte del ejército alemán se instaló allí. Y cuando huyeron en retirada destruyeron todo su interior. Incluida la famosa Sala Ámbar. Que trasladaron al castillo de Königsberg, en Alemania. No fue hasta el año 2003, en el trigésimo centenario de la fundación de San Petersburgo, que el interior del palacio fue restaurado y reabierto al público.

Visitar el Palacio de Catalina en Pushkin

En la actualidad, visitar el Palacio de Catalina en Pushkin es imprescindible en cualquier viaje a San Petersburgo.

Eso sí, preparaos para hacer colas y esperar bastante para pasar de una sala a otra. Llevar las entradas compradas online (cosa que os recomiendo que hagáis y luego os explicaré cómo), sólo os permite evitar las horas de fila que suele haber en las taquillas.

Una vez en dentro del recinto, lo mejor es empezar recorriendo los interiores. Y después ya entretenerse descubriendo los jardines. Para ello, hay dos puertas: una que da acceso al Tour 1 y otra al Tour 2. Ambos, aunque tienen alguna diferencia, visitan las estancias más importantes. Y los dos tienen paradas, como no, tanto en el Gran Salón de Baile, como en la Sala Ámbar. Las dos habitaciones más espectaculares.

Visitar el Palacio de Catalina: el Gran Salón

Aunque seguramente ya hayáis empezado a alucinar, cuando pongáis los pies en el Gran Salón, lo haréis aún más. La habitación, que abarca todo el ancho del palacio y ocupa una superficie de unos 1000m2, era el lugar en el que se celebraban las grandes reuniones, bailes y mascaradas de la corte.

visitar el palacio de catalina

Al entrar uno se siente completamente dentro de una película de época. Y, no en vano, este salón aparece en varias ocasiones en Anastasia, la película de dibujos de 1997.

visitar el palacio de catalina

En la cinta se recrea el Palacio de Catalina como la residencia oficial del zar Nicolás II y su familia. Aunque realmente ellos residían en el cercano Palacio de Alejandro. El Palacio de Catalina sólo fue su hogar desde que el zar abdicó en marzo de 1917, hasta que fueron trasladados a Siberia en agosto de ese mismo año.

Visitar el Palacio de Catalina: la Sala Ámbar

Algunas salas después del Gran Salón se llega a la auténtica joya de la corona del Palacio: la Sala Ámbar. Una habitación forrada de paneles hechos de miles de piezas de ámbar con adornos en oro, otras piedras preciosas y espejos. Vamos, que poder ver la Sala Ámbar es uno de los mayores motivos para visitar el Palacio de Catalina.

La sala original, elaborada a principios del siglo XVIII con 6 toneladas de ámbar, fue colocada en el Palacio Real de Berlín. Y allí fue donde Pedro el Grande, en una de sus visitas, se enamoró de ella. Motivo por el que en 1716 el káiser Federico Guillermo I de Prusia decidió regalársela para estrechar lazos entre los imperios.

Sala Ámbar (1917)

Desde entonces se convirtió en el orgullo de Rusia. Tanto que se preservó y cuidó incluso durante la Revolución de Octubre y los años posteriores. Con el avance de los alemanes sobre la ciudad, expertos rusos intentaron trasladarla para protegerla. Pero, debido al frágil estado del ámbar, les fue imposible.

Cuando el ejército nazi llegó al palacio, desmontó la sala y la llevó al castillo de Königsberg. Donde fue vista por última vez a finales de la II Guerra Mundial. Nadie supo nada más de ella tras la derrota de Alemania…

En 2003 se reemplazó por una copia a imagen y semejanza de la original. Ésta fue financiada por varias empresas alemanas del sector energético. Y elaborada por artesanos rusos y alemanes. Para finalmente ser inaugurada en los festejos del tricentenario de la ciudad por Vladímir Putin y el canciller alemán.

visitar el palacio de catalina

En el interior de la sala no se pueden hacer fotos. Así que hay que conformarse con las de archivo. O con comprar un imán o una postal en la tienda del palacio.

Visitar el Palacio de Catalina: el parque

El Parque de Catalina, como se conoce a los jardines que se extienden delante del palacio, es la última parte de la visita. Y, si hace buen tiempo, lo mejor es entretenerse un rato paseando por este espacio verde.

Desde allí se pueden tener algunas de las mejores vistas de la fachada del edificio principal.

O seguir el pasillo central hasta llegar al Hermitage. Una pequeña construcción, también en celeste, blanco y dorado, donde solía haber un comedor. Aunque lo que destaca hoy son las pinturas de sus techos y paredes.

visitar el palacio de catalina

Por último, para terminar de visitar el Palacio de Catalina, hay que acercarse hasta la Galería Cameron. A mano izquierda del palacio si lo miramos de frente. En su interior suele haber exposiciones temporales. Pero lo mejor es subir sus escaleras para tener desde arriba unas de las mejores vistas. Tanto de los jardines, como del estanque.

¿Cómo llegar al Palacio de Catalina?

El Palacio se encuentra a unos 25 kilómetros de San Petersburgo. Por lo que hay que salir del centro de la ciudad para llegar hasta él.

visitar el palacio de catalina

Quizás la opción más cómoda para visitar el palacio de Catalina sea contratar una excursión guiada como las que ofrece Civitatis. Y que os recojan en el centro de San Petersburgo y os devuelvan más tarde al mismo punto. Así, además del transporte, os solucionarán el tema de las entradas.

Pero si queréis visitar el Palacio de Catalina por libre, hay dos opciones. Coger un taxi que os lleve hasta allí. Cosa que os costará unos 25-30 € por trayecto. O ir en transporte público. Que no os costará ni 2 euros por persona y trayecto.

Así, desde el centro de San Petersburgo sólo hay que coger la línea 2 de metro (la azul) y bajaros en la estación Moskovskaya. Al salir a la calle, en la plaza hay un montón de paradas de autobús desde donde salen las martshrutkas (minubuses) K-342 y K-545 que te llevarán al palacio. No tiene pérdida porque, además del número, veréis escrito Pushkin (Пушкин, en cirílico) en los carteles de los minibuses.

Sólo tardaréis unos 40 minutos. Y la parada está prácticamente en la puerta de las taquillas del palacio. Para aseguraros de que vais bien, podéis usar el gps del móvil, que funciona sin datos. Y si no, aunque seguramente el conductor no hable inglés, si le decís Pushkin o Ekaterina Palace, os entenderá y os avisará de la parada. Están más que acostumbrados.

Horarios de visita y cómo comprar las entradas

En general, el Palacio de Catalina abre, salvo los martes, de 12 a 17. Mientras que el Parque de Catalina (los jardines) abren de 9 a 22. Aunque en invierno los horarios se reducen y en verano se amplían. Por lo que lo mejor es consultarlos antes de ir en la web del palacio y del parque.

Tened en cuenta que además de toda la gente que va por libre a visitar el Palacio de Catalina hay mucha gente de excursiones guiadas y de circuitos turísticos. Así que el palacio suele estar hasta los topes. Por eso mismo, si no queréis hacer colas de hasta 3 y 4 horas en temporada alta, os recomiendo llevar las entradas compradas online desde casa.

Cuestan 700 rublos (unos 10€) por persona. Y sólo necesitáis entrar en este enlace, como máximo 14 días antes de la visita, que es cuando se ponen a la venta. Después de elegir la fecha, hay que seleccionar la cantidad y el tipo de entradas. La general del palacio se llama Catherine Palace Historic Interiors. Una vez completado el proceso, para acabar, sólo hay que dirigirse a la pasarela de pago para abonar los tickets.

Cuando lleguéis a Pushkin tendréis que canjear vuestro bono online por las entradas físicas. Si visitáis el palacio en invierno (octubre-abril), la entrada a los jardines es gratuita. Por lo que podréis cambiar el bono en la taquilla 4 del interior del palacio. Pero si lo visitáis en verano (mayo-septiembre), que es temporada alta, la entrada a los jardines es de pago. Aunque con el ticket online está incluida. Y los vouchers se canjean en la taquilla que está junto a la verja de la entrada norte.

¡OJO! Es obligatorio presentar DNI o pasaporte para acreditar la identidad de los titulares de las entradas.

..

Después de visitar el Palacio de Catalina, seguramente cualquier otro palacio que visitéis os parecerá que se queda corto. Y es que, sin duda alguna, junto con el Palacio de Invierno, donde se encuentra el museo del Hermitage, éste es uno de los palacios más impresionantes del mundo…

Y para vosotros, ¿cuál es el mejor palacio que habéis visitado?

 

Otros artículos para viajar a San Petersburgo:

 

..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.