De Santiago a Fisterra
España,  Galicia,  Rías Baixas

De Santiago a Fisterra: 6 visitas por los confines de las Rías Bajas

Si la frontera con Portugal en la desembocadura del río Miño es el límite sur de las Rías Bajas, el Cabo Fisterra supone su extremo norte. El lugar que, además, fue durante siglos el finis terrae, el final del mundo conocido. Y una prolongación hasta el Atlántico que muchos peregrinos deciden transitar. Por eso, recorrer el camino de Santiago a Fisterra es un buen plan en cualquier viaje por la zona.

Así que no dejéis de descubrir estos 6 rincones imprescindibles por los confines de las Rías Baixas.

Qué ver en una ruta de Santiago a Fisterra

La ruta que va de Santiago a Fisterra no tiene por qué ser un camino que hacer de un tirón. Si no que se pueden hacer un sinfín de paradas. Aunque yo os propongo sólo 6. Y con ellas os aseguro que se tiene un día completito😉.

Aquí os dejo el mapa para que no os perdáis nada:

1. Noia

La primera parada que os propongo hacer en esta ruta de Santiago a Fisterra es en Noia. Una preciosa villa medieval a 38 kilómetros de Santiago. Y que, además, da nombre a la última de las Rías Baixas. La Ría de Muros y Noia.

Su casco histórico, declarado Bien de Interés Cultural, gira en torno a tres templos religiosos. Y, como en casi todas las villas medievales, lo ideal es perderse por sus calles y disfrutar de todos los rincones. Así que, ¡olvídate del coche!

Se puede aparcar perfectamente (y gratis) en el párking público que hay junto al Parque del Paseo Marítimo. Donde, además, se tienen unas vistas increíbles de la ría en el punto en que se fusiona con el Tambre.

De Santiago a FisterraDesde allí, os recomiendo subir hacia la Alameda de Noia. En la que se encuentra el Ayuntamiento y, justo a su lado, la Iglesia de San Francisco de Noia. La primera que veremos de las tres.

de Santiago a Fisterra

A continuación, bajando por la Rúa Porta da Vila y la Rúa Ferreiro, se llega a la segunda. La Iglesia de Santa Maria la Nueva. De estilo gótico, fue levantada en el siglo XIV y cuenta con uno de los cementerios más importantes de España. Que se dice se construyó con tierra traída desde Palestina.

de Santiago a Fisterra

Para acabar, toca adentrarse en la zona más antigua de la ciudad. Donde las calles anchas dejan paso a las callejuelas empedradas. Y donde, en medio de ese entramado, se encuentra la plaza del Tapal. En la que está la tercera y última de las iglesias. La Iglesia de San Martiño de Noia. Que llama principalmente la atención por su asimetría. Pues sólo tiene una torre.

de Santiago a Fisterra

2. Muros

La siguiente parada imprescindible en el camino de Santiago a Fisterra no puede ser en otro sitio que en Muros. En el lado opuesto de la ría, es la otra ciudad que da nombre a la lengua de agua que las separa.

Y, pese a que su mayor popularidad viene por sus playas, su casco antiguo, declarado Conjunto Monumental Histórico-Artístico, también merece la visita. Así que, una vez más, toca dejar el coche (cerca del paseo marítimo suele haber hueco😉) y echarse a caminar.

La Plaza Curroda, donde está el Ayuntamiento, es el epicentro de todo. Por lo que puede ser un buen lugar para empezar.

de Santiago a Fisterra

Desde allí se puede subir hasta la Iglesia de San Pedro, la antigua colegiata.

de Santiago a Fisterra

O continuar ascendiendo hasta la Capilla de San Roque y la Iglesia de las Angustias, en lo alto del casco antiguo.

de Santiago a Fisterra

Para, desde allí arriba, volver a bajar hacia el puerto callejeando por la Rúa Real.

3. Monte Louros

Después de Muros, a tan sólo 7 kilómetros (unos 10 minutos en coche) está la siguiente parada que os propongo hacer en el camino de Santiago a Fisterra. La Baliza del Monte Louros. El lugar que señaliza el final de la ría y su apertura al Océano Atlántico. Y desde donde las vistas son impresionantes.

de Santiago a Fisterra

4. Carnota

A continuación, tocaría empezar a remontar la costa hacia el norte. Y enseguida llegaremos a otro lugar imprescindible: Carnota.

Allí está uno de los tres hórreos más grandes de toda Galicia. Que, con sus más de 34 metros de largo, es considerado Monumento Nacional.

de Santiago a Fisterra

Y justo a su espalda, también podemos echar un vistazo a la coqueta Iglesia de Santa Columba.

de Santiago a Fisterra

5. Cascada de Ézaro

Antes de llegar a nuestra meta en esta ruta de Santiago a Fisterra, quedaría otra parada más que no os podéis perder. La Cascada de Ézaro. El único salto de agua de Europa que termina desembocando en el mar.

El agua que llega a la cascada proviene del río Xallas. Que deja su paso un paisaje espectacular. Y que, además, es uno de los principales motores hidroeléctricos de la región gracias a su desnivel de más de 150 metros y a sus 4 embalses. El último, el de Santa Uxía, se puede ver desde el mirador de Ézaro, en lo alto de la montaña. Y a donde os recomiendo subir lo primero

de Santiago a Fisterra

Desde allí, también se puede disfrutar de las vistas de la desembocadura del río con el Cabo Fisterra a lo lejos.

de Santiago a Fisterra

Para terminar la visita, se puede aparcar en la parte de abajo, junto a la Central Hidroeléctrica do Castrelo. Y recorrer a pie las pasarelas que llevan hasta la preciosa base de la cascada. Un foso con unos 20 metros de profundidad sobre el que la caída de agua se alza por más de 40 metros.

de Santiago a Fisterra

Aunque cuando lo visitéis, como nos pasó a nosotras, no haya un caudal de agua muy grande, la parada merece la pena. Es una auténtica preciosidad.

6. Cabo Fisterra

Desde la fervanza ya sólo quedan 24 kilómetros más para alcanzar el final del Camino de Santiago a Fisterra. Una prolongación hasta el Finis Terrae que, aunque nosotros hayamos hecho en coche, muchos peregrinos realizan a pie. Y que tiene su conmemoración en una estatua de unas botas. Junto a la que la tradición dice que hay que quemar los zapatos. Aunque, a día de hoy, esté prohibido para prevenir los incendios.

Pero ahora, volviendo al ir en coche, llegar es muy sencillo, sólo hay que seguir las numerosas indicaciones que hay hasta una zona de aparcamientos. Y, desde allí, alcanzar el antiguo fin del mundo, donde se encuentra el famoso faro, a pie.

de Santiago a Fisterra

Tampoco hay que dejar de bordear el faro y quedarse a contemplar las impresionantes vistas. De la costa por un lado y de la inmensidad del océano por el otro.

de Santiago a Fisterra Si además tenéis tiempo de sobra y no hay demasiada gente, no dudéis en quedaros a ver una de las puestas de sol más espectaculares de España😉.

Y vosotros, ¿habéis estado ya en el fin del mundo?

..

Otros artículos para viajar a las Rías Baixas: 
..

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.