Oporto en dos días: superguía de la ciudad del vino y los azulejos

Oporto en dos días

La ciudad portuguesa de Oporto es la segunda ciudad más grande de nuestro país vecino. Colocada en el panorama internacional gracias a sus famosos vinos, visitar la ciudad de Oporto en dos días puede ser la perfecta escapada de fin de semana. Así que aquí os ddejo una pequeña guía para que no os perdáis nada:

Breve introducción a la ciudad de Oporto

♥ Cómo llegar a Oporto

♥ Visitar Oporto en 2 días

♥ Día 1

♥ Día 2

♥ Visitar Oporto con tu mascota

Breve introducción a la ciudad de Oporto

Oporto, llamada Cale en la antigüedad, era una pequeña aldea celta situada junto a la desembocadura del Duero. Más tarde, cuando los romanos la invadieron, la convirtieron en un enclave comercial, construyeron un puerto y la renombraron como Porto Cale. Y esta denominación sería la que terminaría originando el nombre de Portugal.

Con el paso de los años, las sucesivas invasiones y guerras (con los visigodos, con los árabes, con los castellanos…) fueron dejando su huella en la ciudad. Pero Porto siempre mantuvo su esencia y su posición estratégica como puerto y enclave comercial en el Atlántico. Y, probablemente gracias a este hecho, vivió también grandes épocas de esplendor. Como los años en los que, de la mano de Enrique el Navegante, estuvo a la cabeza de las conquistas y descubrimientos marítimos. O el siglo XVIII, cuando el desarrollo de la industria vitivinícola le otorgó a la ciudad su mejor época. Llegando a conocerse este siglo como El Siglo de Oro de Oporto.

Cómo llegar a Oporto

♥ En avión: de esta forman llegan la mayoría de turistas a Oporto. Situado a unos 12 kilómetros del centro de la ciudad, el aeropuerto cuenta con conexiones diarias con las principales ciudades españolas. El aeropuerto está perfectamente conectado con la ciudad tanto en metro como en autobús. Otra opción, aunque más cara (unos 25€), es ir en taxi.

♥ En tren: es posible que no sea la mejor forma de llegar a Oporto desde España. Tan sólo hay conexión directa con Vigo. El resto de trenes van vía Lisboa. Podéis encontrar toda la información en la página de Renfe.

♥ Por carretera: probablemente sea la principal forma de llegada de los viajeros españoles cuando visitamos Oporto en dos días. Desde nuestro país hay siete carreteras por las que podemos entrar a Portugal. Aunque, para ir a Oporto, las principales entradas son las dos de Galicia, la de Zamora y la de Salamanca. Si finalmente os animáis a ir en coche, no os perdáis este post sobre los peajes en Portugal.

Visitar Oporto en dos días

Puesto que este viaje a Oporto en dos días lo hicimos con Kyria, una loca perrita labrador, en algunos momentos nos vimos algo limitadas para visitar algunos monumentos. En ocasiones tuvimos que turnarnos y otras veces directamente no entrar en ciertos sitios.

Por suerte, la segunda ciudad más grande de Portugal es muy agradable para pasear y disfrutar en la calle. Además, pese a sus empinadas cuestas, todo se encuentra relativamente cerca.

Podríamos decir que lo que hay que ver en Oporto en dos días se concentra en cinco zonas: Ribeira, Baixa, Miragaia, Vilanova de Gaia y Aliados y Bolhão.

Día 1:

Llegamos a Oporto tardísimo el viernes por la noche. Así que ese día nos fuimos directamente a dormir y esta visita a Oporto en dos días la empezamos realmente el sábado.

Para el primer día decidimos centrarnos en la zona de Ribeira, un laberinto de calles, declarado Patrimonio Mundial, con casas de colores pastel junto al río Duero; la Baixa, que se correspondería con toda la zona centro de la ciudad; y Miragaia, donde se encuentra el que fuera el corazón del barrio judío.

Estación de São Bento

Nuestra primera visita en este viaje a Oporto en dos días fue a su estación de tren. Construida a principios del siglo XX, puede presumir de ser una de las más bonitas del mundo. Su interior está decorado con más de 20.000 azulejos en los que se representan distintas escenas históricas.

Oporto en dos días Oporto en dos días

Además, tuvimos ocasión de ver unos bailes regionales que un grupo folclórico estaba interpretando.

Sé de Oporto

Desde la estación, bajando por la avenida de Dom Afonso Henriques, se llega en apenas un minuto a la Catedral de Oporto. Más conocida como la Sé. Fue construida en el siglo XII a modo de fortaleza en lo alto de una colina para que fuera vista desde lejos.

Oporto en dos días Oporto en dos días

Aunque se edificó siguiendo el estilo románico, fue reformada en el siglo XVIII en estilo barroco. Un hecho que puede verse claramente en su interior.

La entrada es gratuita, excepto para visitar el claustro y la parte superior que hay que pagar 3€. Cuando nosotras fuimos estaban reformando el claustro, pero aun así pudimos echarle un vistazo y subir a la planta alta y al museo.

Oporto en dos días

Probablemente unas de las mejores vistas del barrio medieval de la Ribeira son las que se tienen desde la catedral. Desde allí se puede contemplar todo el entramado de casitas de colores situadas en la ladera.

Oporto en dos días

Miradouro Igreja de São Lourenço 

Buscando un lugar donde tomarnos algo (el calor era sofocante) fuimos a dar con este pequeño “mirador”. Aunque no viene indicado en los mapas, tiene unas vistas increíbles al río y a la Iglesia de San Lorenzo, donde se encuentra el Museo Diocesano.

Oporto en dos días

Iglesia y torre de los Clérigos

Después, callejeando un poco, llegamos hasta la Iglesia y la Torre de los Clérigos. Probablemente no sea una de las iglesias más espectaculares de Oporto, pero las vistas desde lo alto de su torre tienen fama de ser increíbles. Aunque nosotras, pese a que sólo cuesta 2€, decidimos no subir. Ya que, como ya os he dicho, viajábamos con una perrita y no podíamos entrar con ella.

Oporto en dos días Oporto en dos días

Livraria Lello

Nuestra siguiente para en esta ruta por Oporto en dos días fue aquí, en la Librería Lello. Esta tienda de libros construida en 1906 es, seguramente, una de las más visitadas del mundo. Su interior es simplemente espectacular, principalmente su escalera central. Dicen que J.K. Rowling, la autora de Harry Potter, se inspiró en ella durante los años que vivió en Portugal para crear el diseño del interior de Hogwarts.

Oporto en dos días Oporto en dos días Oporto en dos días

Debido al gran número de turistas que entraban sólo a curiosear, desde hace unos años cobran la entrada. Cuesta 5 euros, pero te los puedes descontar si compras algo. Y, por supuesto, tienen libros en prácticamente todos los idiomas. Así que, ¿por qué no aprovechar?

Iglesia do Carmo e Iglesia das Carmelitas

Después de comer y descansar un ratito, proseguimos con nuestro primer día conociendo la ciudad de Oporto en dos días visitando la Iglesia do Carmo. Construida en el siglo XVIII y cubierta de azulejos en su fachada lateral, es una de las mejores muestras de arquitectura rococó de Oporto.

Oporto en dos días

Justo al lado de ésta, apenas separada por una casa de 1 metro de ancho, se encuentra otra pequeña iglesia. La Iglesia das Carmelitas. Mucho más sencilla y modesta que la imponente iglesia do Carmo

Oporto en dos días

Judería

Nuestra visita continuó adentrándonos en el empinado entramado de callejuelas medievales que, en su día, fueron el barrio judío de Olival.

Oporto en dos días

Bajando por la Rua São Bento da Victoria, encontramos a medio camino un antiguo monasterio llamado igual que la calle. El edificio, declarado Monumento Nacional, ha sido reconvertido en sede del Teatro Nacional de São João.

Un poco más abajo encontramos la iglesia de Nossa Senhora da Victoria. Que fue edificada en un solar propiedad de la comunidad judía tras la expulsión de éstos de la ciudad.

Oporto en dos días

Al final de la calle, justo después de la iglesia, se encuentra el Miradouro da Victoria. Desde aquí se tienen unas impresionantes vistas del río Duero y de Vilanova de Gaia. Pero cuando fuimos nosotras estaba cerrado con una verja y un candado, así que nos quedamos sin ver nada…

Retrocediendo un poco y tomando la Rua São Miguel, justo en la esquina debería haber una preciosa casa de azulejos blancos, azules y amarillos. Pero, ¿qué ocurrió? Pues que estaba en proceso de restauración y no tenía ni un azulejo… Se ve que no era nuestro día…

Por último, terminamos éste paseo por la judería tomando, desde la Rua São Miguel, la Rua das Taipas. Allí se encuentra una de las pocas fuentes públicas que quedan de las que antaño abastecían a la ciudad.

Oporto en dos días

Jardín Infante D. Enrique y Palacio da Bolsa

A continuación, seguimos callejeando un poco hasta llegar al Jardim do Infante Dom Henrique. Llamado así por Enrique el Navegante, de quien hay una estatua en el centro.

Oporto en dos días

Justo en uno de los lados de la plaza se encuentra el imponente Edificio de la Bolsa. Fue construido en estilo neoclásico a finales del siglo XIX y principios del XX. Y su interior es una auténtica joya.

Oporto en dos días

Se puede visitar hasta las 18:30 y la entrada cuesta unos 7€.

Cais da Ribeira y Ponte Luiz I

Nuestra última visita de esta primera jornada visitando Oporto en dos días fue el paseo de Cais da Ribera. Que, como su nombre indica, es el paseo que discurre junto a la Ribera del Duero.

Este paseo es el lugar ideal para contemplar las vistas de Vila Nova de Gaia, en el lado opuesto del río. Así como para ver todas las casas de azulejos que se disponen esta zona de la ciudad. Y, como no, los Ravelos, las históricas barcazas que transportaban el vino de Oporto desde los viñedos río arriba, hasta las bodegas de Vila Nova de Gaia.

Oporto en dos días

Si tenéis ocasión de hacer este paseo al atardecer es, probablemente, más encantador aún.

Y, finalmente, se puede llegar hasta el Ponte Luiz I. También conocido por algunos como el puente de Eiffel, aunque no fue el arquitecto francés quien lo construyó. Sino un discípulo suyo. Este puente es, sin duda, uno de los mayores emblemas de la ciudad.

Oporto en dos días Oporto en dos días

Los peatones pueden cruzar el puente tanto por su planta superior, junto con una de las líneas de tranvía, como por la inferior, por la que circulan los coches. Nosotras decidimos cruzarlo por abajo y nos dirigimos a Vila Nova de Gaia para cenar y seguir contemplando el Duero.

Día 2:

La segunda jornada de este viaje a Oporto en dos días la dedicamos a las zonas de la ciudad que nos faltaban por visitar. Empezamos por Aliados y Bolhão. Después continuamos por Vilanova de Gaia donde, además, visitamos una bodega. Para acabar viendo el atardecer en la zona de Foz do Douro.

Plaza da Liberdade y Avenida dos Aliados

Nuestra primera parada fue en la Plaza da Liberdade. Que, aunque habíamos pasado por el ella el día anterior, no nos habíamos parado a verla con detenimiento.

La plaza es la culminación de las ramblas de la Avenida dos Aliados. Repleta de edificios con fachadas beaux-arts, se asemeja a las plazas de algunas capitales europeas. Además al fondo, se erige el edificio del Ayuntamiento. Por lo que podríamos decir que es el epicentro administrativo y comercial de la ciudad de Oporto.

Oporto en dos días Oporto en dos días

Iglesia de Santo Ildefonso

Desde la Plaza da Liberdade, subiendo por la empinada calle 31 de Janeiro, llegamos a nuestra segunda parada del día en esta visita a Oporto en dos días. La preciosa iglesia de Santo Ildefonso. Aunque no es una de las iglesias más famosas de la ciudad, a nosotras son pareció la más bonita.

Oporto en dos días

Rua Santa Catarina

A continuación, proseguimos la visita por la Rua Santa Catarina. Esta calle peatonal es una de las zonas comerciales más importantes de Oporto. Donde, además de algunas boutiques y tiendas locales, también se pueden encontrar todas las grandes cadenas de moda.

Por otro lado, en esta calle hay dos edificios emblemáticos de la ciudad. El primero de ellos es el Café Majestic. Probablemente la tetería y pastelería más popular de la ciudad

Oporto en dos días

Y el segundo es la bonita Capela das Almas. Una iglesia tan vistosa y llamativa como pequeñita.

Oporto en dos días

Monasterio Serra do Pilar

En lo alto de la loma de la Serra do Pilar se encuentra este monasterio del siglo XVII. Cuando nosotras lo visitamos tan sólo estaba abierto su curioso claustro circular, ya que en el interior de la iglesia había una celebración religiosa.

Oporto en dos días

Pero por lo que sin duda merece la pena acercarse hasta aquí es por las increíbles vistas que hay del río y de la ciudad desde la explanada exterior del monasterio.

Oporto en dos días Oporto en dos días

Vilanova de Gaia

Continuamos descubriendo Oporto en dos días acercándonos hasta la ribera sur del Duero. O lo que es lo mismo, la Ribera de Vilanova de Gaia. Hay que decir que Vilanova de Gaia, aunque pertenece al distrito de Porto, es una ciudad en sí misma. Independiente de la ciudad de Oporto.

Esta ciudad fue imprescindible en el surgimiento y esplendor del comercio de vinos de Oporto. Fue aquí donde los comerciantes ingleses establecieron sus bodegas y consiguieron posicionar este caldo entre los más conocidos del mundo.

Desde este lado del río las vistas de la ciudad de Oporto son, sencillamente, maravillosas.

Oporto en dos días Oporto en dos días

Bodegas Sandeman

La mayoría de las históricas bodegas que se establecieron en Vila Nova de Gaia en el siglo XVIII aún siguen abiertas y funcionando. Y nosotras, en este viaje a Oporto en dos días, no queríamos dejar de visitar alguna de ellas.

Tras buscar un poco de información, nos decantamos por visitar las Bodegas Sandeman. Unas de las más antiguas y conocidas. Fueron fundadas en 1790 por el joven escocés George Sandeman y tardaron poco en convertirse en una de las bodegas con mayor renombre de la región. Además, el “Don Sandeman”, esa figura con una capa negra y un sombrerito andaluz que lleva en la mano una copa de vino, es todo un icono, no sólo de la marca, sino del vino de Oporto en general.

Oporto en dos días

Nosotras escogimos el “Premium Tour”. Una modalidad que cuesta 15€ por persona y consiste en una visita completa a las bodegas y una cata de tres variedades de Oporto. Durante la visita te explican todo el proceso de fabricación del vino. Desde que se recogen las uvas, hasta que éstas llegan a la mesa convertidas en un exquisito caldo. Y, tras la visita, se realiza la cata en la que probamos un Oporto blanco, un ruby y un tawny.

Oporto en dos días Oporto en dos días

Hay varias modalidades de visita y pueden realizarse en distintos idiomas. Podéis consultar toda la información que necesitéis aquí.

Foz do Douro

Al atardecer, para terminar el día y, con él, esta visita a Oporto en dos días, decidimos acercarnos hasta la zona de Foz do Douro. Que, como su nombre indica (foz es boca en portugués), es la zona que se encuentra en la desembocadura del Duero en el Atlántico.

Un buen lugar para empezar el paseo es el pequeño y antiguo faro de São Miguel. Junto al Mareógrafo da Foz Douro. Este aparato es el encargado de registrar los cambios en las mareas. Desde allí hay unas bonitas vistas del Puente da Arrábida y la zona más occidental de la ciudad de Oporto.

Oporto en dos días

Faro da Felgueiras

Por último, si nos encaminamos hacia la puesta de sol, enseguida veremos el punto exacto donde el Duero se fusiona definitivamente con el Atlántico. Este punto queda encajado en la estrecha abertura que hay entre los espigones del Faro do Pontão, en la orilla sur, y el Faro da Felgueiras, en la orilla norte.

Oporto en dos días

Podemos seguir avanzando por el espigón que discurre en paralelo al del Faro da Felgeiras. Eso sí, con cuidado para no acabar empapados. Ya que, enseguida seremos conscientes de las tremendas acometidas del mar contra las rocas. Sin duda, éste es un lugar tan bello como peligroso. Y prueba de ello son los carteles que nos advierten del peligro que supone acercarse demasiado…

Oporto en dos días

Después de contemplar la puesta de sol sobre el Atlántico, dimos por concluida esta visita a Oporto en dos días. Nos tocaba regresar a nuestro alojamiento y descansar bien para, al día siguiente, emprender el regreso a casa en coche. Un regreso en el que haríamos una ruta en coche por el Alto Douro Vinhateiro.

Visitar Oporto con tu perro

Este viaje a Oporto en dos días era el primer viaje por Europa que hacíamos con Kyria. Tiene 20 meses y hasta hace muy poco era una cachorrita de la ONCE. Pero tiene displasia de codo y no podrá ser perro guía. Por eso nos la hemos quedado. Con esto quiero decir que, pese a que todavía es cachorro, está acostumbrada a entrar en todas partes.

Oporto en dos días

¿No es para comérsela?

Pero bueno, yendo al tema, respecto al alojamiento no tuvimos ningún problema. Cada vez más alojamentos nos permiten alojarnos con nuestras mascotas. Pero en lo relativo a entrar en bares y restaurantes no fue tan sencillo. La legislación portuguesa no prohíbe expresamente la entrada de animales de compañía, pero lo deja a elección del propietario. Y, desgraciadamente, en muchos de ellos no permiten su entrada. Por suerte, hacía muy buen tiempo y en las terrazas no tuvimos problemas.

Igualmente sucede en los monumentos. En prácticamente ninguno pudimos entrar con Kyria. En algunas pequeñas iglesias en las que no había nadie sí que nos colamos. Pero en la mayoría de sitios entramos por turnos. Y para visitar las bodegas tuvimos que dejarla en el apartamento.

Por último, en el transporte público sólo pueden viajar los animales pequeños y en trasportín.

En resumen, visitar Oporto en dos días con perro es posible. Aunque sólo lo recomendaría en primavera y verano. Cuando se puede estar todo el tiempo en la calle y las terrazas.

 

Y vosotros, ¿qué otros lugares recomedarías visitar en la ciudad? ¿conocéis algún sitio pet friendly en Oporto?

 

Otros artículos sobre Portugal:

 

2 Comments

  1. Super interesantes todas las sugerencias, además de bien contado todo, añadir esas preciosas fotos hacen que este una deseando ir. Gracias Patri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.