Petrogradskaya y Vasilievsky. Dos islas al norte del Neva

petrogradskaya y vasilievsky

Era nuestro último día en la ciudad de los palacios (y en este viaje a Rusia en 10 días) y aún nos quedaban algunas visitas imprescindibles en San Petersburgo. Todavía no habíamos cruzado el río Neva. Ni habíamos recorrido las dos islas que están en su orilla norte: Petrogradskaya y Vasilievsky. Una zona mucho más tranquila que el bullicioso triángulo de oro. Y menos concurrida que la bella Nueva Holanda. Pero igualmente cargada de historia y rincones para visitar.

Qué ver en las islas Petrogradskaya y Vasilievsky

Estas dos islas al norte del río Neva, justo frente al Palacio de Invierno, ganaron notoriedad prácticamente desde la fundación de la ciudad. Desde que Pedro el Grande ordenó construir la fortaleza de Pedo y Pablo en los terrenos de la isla Petrogradskaya.

Poco tiempo después, en la década de 1720, la isla Vasilievsky se convirtió en el centro administrativo de San Petersburgo. Aunque en los siguientes años éste se trasladó al sur del Neva. Y la zona se volvió mucho más residencial.

Pero entonces, ¿qué hay que ver en las islas Petrogradskaya y Vasilievky?

Aquí os dejo un mapa para que no os perdáis nada…

Fortaleza de San Pedro y San Pablo

Una buena forma de empezar el día, sobre todo, para evitar las enormes colas que se forman, es recorriendo uno de los monumentos más visitados de la ciudad: la Fortaleza de San Pedro y San Pablo.

Se construyó en 1703 por orden de Pedro el Grande. Y fue durante siglos el hogar de la guarnición de la ciudad. A la vez que servía de cárcel para presos políticos. En 1917, durante la Revolución Bolchevique, la fortaleza fue tomada y todos sus presos liberados. Pasando a convertirse en los siguientes años en un museo sobre San Petersburgo y su historia.

petrogradskaya y vasilievsky

Catedral de San Pedro y San Pablo

Probablemente el edificio que más destaca dentro de la fortaleza es la catedral que lleva el mismo nombre. La Catedral de San Pedro y San Pablo.

petrogradskaya y vasilievsky

Es uno de los templos ortodoxos más bonitos que visitamos en nuestro viaje a Rusia. Se construyó a la vez que el resto de la fortaleza y fue consagrada en 1704 por el obispo de Novgorod. Siendo lo que más destaca su aguja de más de 120 metros de alto. Aunque su interior, todo decorado en tonos verdes, también es una auténtica pasada.

petrogradskaya y vasilievsky

Además, es el panteón de prácticamente todos los zares y zarinas desde Pedro I (el Grande). Incluidos Nicolás II y su familia. Que fueron ejecutados por los bolcheviques en 1918 e inhumados aquí en 1998, después de que sus cuerpos fueran encontrados en un bosque cercano a Ekaterimburgo. Los únicos ausentes son Pedro II, sepultado en la Catedral de San Miguel en el Kremlin de Moscú. E Iván VI, ejecutado y enterrado en Shlisselburg.

petrogradskaya y vasilievsky

Bastión Trubetskoy

La siguiente visita 100% imprescindible dentro de la fortaleza es el Bastión Trubetskoy.  La que fuera desde su construcción a principios del siglo XVIII la principal cárcel política de Rusia. Y que durante siglos alojó a personalidades opuestas al régimen zarista de la talla Trotsky. O del escritor Máxim Gorky.

Después de la revolución, el bastión fue tomado por los bolcheviques y los presos fueron liberados. Desde ese momento las celdas pasaron a estar ocupadas por miembros del gobierno zarista y opositores a la nueva adeministración. Hasta que en 1924 la cárcel fue desmantelada y convertida en un museo.

En la actualidad puede transitarse por sus pasillos y curiosear el interior de las celdas. A la vez que se recorre su historia (y la de los últimos siglos de Rusia) a través de los carteles de sus paredes.

Museo de la Historia de San Petersburgo

Otra visita interesante en cualquier recorrido por las islas Petrogradskaya y Vasilievsky es al Museo de la Historia de San Petersburgo. Que se encuentra en la Casa del Comandante. Otro de los edificios del interior de la Fortaleza de San Pedro y San Pablo.

Qué más ver en la fortaleza

Aunque realmente se pueden hacer más visitas dentro de la Fortaleza (como al mueso de cerámica o al de la exploración del espacio), nosotras decidimos no entrar a ningún otro. Sino que optamos por salir por la puerta del Neva y contemplar las vistas desde allí.

petrogradskaya y vasilievsky

También nos acercamos a la pequeña playa que hay tras los muros de lo que es el Bastión Trubetskoy. Y donde, cuando hace buen tiempo, van los peterburgueses a tomar el sol y bañarse en el río.

El recinto de la fortaleza abre todos los días de 10 de la mañana a 8 de la tarde. Y la entrada es gratuita. Pero los museos y monumentos de su interior cierran a las 18. Y sí que es necesario adquirir una entrada para acceder a los mismos. Se pueden comprar tickets sueltos para cada monumento. O adquirir un combinado para todos ellos. Éste vale 750 rublos (unos 11 €) y merece la pena sólo con que queráis visitar la Catedral y el Bastión Trubetskoy. Pero podéis encontrar aquí toda la información y precios.

Mezquita de San Petersburgo

A pocos pasos de la Fortaleza se encuentra la principal mezquita de Rusia. Y, durante muchos años, la mayor mezquita de Europa. Fue edificada en el siglo XIX, principalmente, gracias a las donaciones del emir de Bukhara. Así que no es de extrañar que parezca un pedacito de Uzbekistán en plena Rusia.

petrogradskaya y vasilievsky

Su interior no se puede visitar. Pero sólo con acercarse a echarle un vistazo por fuera, merece la pena.

Crucero Aurora

Caminando un poco más por el margen del Neva hacia el nordeste, se llega a otro de los monumentos con más historia de la ciudad. Y una de las visitas top en las islas Petrogradskaya y Vasilievsky, El Crucero Aurora.

Este barco de la armada rusa fue, desde su botadura en 1900, toda una leyenda. Participó con el Escuadrón del Pacífico en la guerra ruso-japonesa de principios de siglo. En la I Guerra Mundial se unió a la flota del Mar Báltico, donde quedó gravemente dañado. Tras lo que se trasladó a San Petersburgo para ser reparado. Allí, en pleno caldo de cultivo de la Revolución de Octubre, parte de su tripulación se unió a los bolcheviques. Y el 25 de octubre de 1917 un disparo de cañón del Aurora fue la señal para el comienzo del asalto al Palacio de Invierno.

Con el gobierno revolucionario en el poder, el barco se convirtió en un buque escuela. Hasta que en la II Guerra Mundial fue destruido prácticamente por completo. Acabada la contienda, fue reparado y llevado hasta su ubicación actual. Donde se convirtió primero en un monumento conmemorativo a la revolución socialista. Y en 1957 abrió sus puertas como museo.

petrogradskaya y vasilievsky

Se puede visitar de miércoles a domingos de 11 a 18. Y la entrada cuesta 600 rublos (unos 8,50 €).

Strelka y Columnas Rostrales

Este recorrido por las islas Petrogradskaya y Vasilievsky continúa deshaciendo parte del camino andado por la Isla Petrogradskaya. Y cruzando a la isla Vasilievsky.

Allí, nada más atravesar el Puente Birzhevoy, nos encontraremos en la zona de Strelka. Que en español se traduciría como flecha. Haciendo referencia a la forma en la que el terreno se adentra en el Neva. Y desde donde se tienen, sin duda, las mejores vistas. Tanto de la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, como del centro de San Petersburgo. Con el Palacio de Invierno a la cabeza.

Pero en la strelka lo que más destaca (además de las vistas, claro) son las Columnas Rostrales. Que en su base tienen representados los principales ríos del país: el Volga, el Neva, el Voljov y el Dniéper. Estas construcciones eran muy populares en la antigua Grecia y en el Imperio Romano. Y consistían en columnas que se decoraban con rostrum, o proas de barcos, para conmemorar victorias militares. Además, éstas de San Petersburgo funcionaban como faros para señalizar el territorio de la isla a los barcos que se adentraban hacia puerto.

A día de hoy son decorativas. Y sus faros sólo lucen el último domingo de julio. Jornada en la que se conmemora el Día de la Marina en Rusia.

Palacio Menshikov

No muy lejos de allí se encuentra el Palacio Menshikov. Toda una institución de la ciudad. Que, no en vano, fue el primer edificio de piedra que se levantó en 1710. Y que estaba destinado a ser la residencia del gobernador de la ciudad, Alexandr Menshikov.

petrogradskaya y vasilievsky

Cuando éste cayó en desgracia y fue desterrado a Siberia, el palacio fue confiscado. Tras lo que pocos años después pasó a ser una academia militar. Y, a finales del siglo XIX, se convirtió en un museo. Que ha llegado a nuestros días como parte del Museo del Hermitage.

Abre todos los días de 10:30 a 18 (algunos días hasta las 21). Y en su interior se pueden encontrar colecciones de arte ruso de finales del siglo XVII y principios del XVIII. El precio de la entrada es de 300 rublos (unos 4 €),

Muelle de las Esfinges

Para terminar esta visita por las Islas Petrogradskaya y Vasilievsky, nuestra última parada fue en el Muelle de las Esfinges.

petrogradskaya y vasilievsky

Un muelle construido a las puertas de la Universidad de San Petersburgo con el único propósito de albergar las estatuas. Éstas fueron traídas desde Alejandría después de que Andrei Muraiov, historiador ruso, se enamorase de ellas en uno de sus viajes por Egipto y consiguiese que el zar Nicolás I las comprase. Aunque se hicieron con ellas por muy poco. Iban a ser vendidas a Francia. Pero el estallido de la Revolución Francesa no lo hizo posible.

Llegados hasta aquí, decidimos irnos a comer a un sitio rico, rico. Y emplear la tarde en pasear y disfrutar de nuestros últimos momentos en la ciudad (y en Rusia). Pero si tenéis más tiempo, o sois apasionados de los museos, podéis seguir haciendo visitas en las islas Petrogradskaya y Vasilievsky…

Qué más ver en las islas Petrogradskaya y Vasilievsky

Aunque a día de hoy la mayoría de visitantes sólo se acerca hasta la Fortaleza y el crucero Aurora, lo cierto es que los terrenos de las islas Petrogradskaya y Vasilievsky están plagados de museos y otros lugares que visitar. Así que aquí os dejo un par de ideas (aunque hay muchas más):

  • Museo de Historia Militar y Artillería: justo en frente de la Fortaleza se puede visitar este museo que recorre la historia militar de Rusia. En su interior se exhiben todo tipo de vehículos, armamento, cañones, insignias y uniformes. Abre de miércoles a domingos, de 11 a 18. Y la entrada cuesta 300 rublos (unos 4€).
  • Kunstkamera: O Museo Pedro el Grande de Anttropología y Etnografía. Perteneciente a la Academia de Ciencias, fue el primer museo de Rusia. Y, en la actualidad, cuenta con una de las mayores colecciones etnográficas del mundo. Se puede visitar de 11 a 18. Y el precio de la entrada es de 300 rublos (4 €).
  • Museo Zoológico de San Petersburgo.
  • Museo de literatura rusa.
  • Universidad estatal de San Petersburgo

Y con este recorrido por las islas Petrogradskaya y Vasilievsky dimos por concluidas nuestras visitas en San Petersburgo. Por la tarde nos dedicamos a pasear por los rincones que más nos habían enamorado de la ciudad. Fuimos a cenar y nos despedimos de Rusia brindando con un buen vodka…

..

Y vosotros, ¿cómo soléis pasar vuestras últimas horas en un viaje?

..

Otros artículos para viajar a San Petersburgo:

 

..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.