Dónde ver el Muro de Berlín y otros vestigios de la RDA

Al pensar en Berlín, a todos se nos viene a la cabeza el que probablemente sea el muro más famoso del mundo: el Muro de Berlín. Y que, aunque hace ya casi treinta años que cayó, sigue muy presente en la memoria de todos. Por eso mismo, recorrer los restos que aún quedan es una visita imprescindible en todo viaje a la capital de Alemania…

Además, ahora que en algunos lugares del mundo se levantan nuevos muros, es más necesario que nunca recordar la historia del Muro de Berlín; por qué se construyó y qué consecuencias trajo consigo. Sobre todo porque aquellos que desconocen la historia están condenados a repetirla

10 datos del Muro de Berlín que quizás no conoces

1. Su perímetro era de 155 kilómetros. Y empezó siendo una simple alambrada instalada a toda prisa la noche del 12 al 13 de agosto de 1961.

Muro de berlín
El soldado oriental Conrad Schumann escapa el 15 de Agosto de 1961

2. Se remodeló varias veces. Llegando a estar formado por 2 muros (y dos alambradas interiores) de 4 metros de altura. Además, entre ambos estaba la conocida “la franja de la muerte”.

3. El Muro de Berlín estaba fuertemente custodiado. Con torres de vigilancia, un potente alumbrado y patrullas con perros.

4. Pese a la creencia habitual, el muro no rodeaba Berlín este, sino Berlín oeste. Un reducto occidental en medio de la RDA y la URSS.

5. Se calcula que 100.000 personas intentaron huir. Unas 5.000 lo consiguieron.

Muro de Berlín6. Aunque no todos tuvieron suerte. Muchos fueron detenidos y la cifra oficial de muertos asciende a 138.

7.  Sin embargo, también existían visados que permitían moverse entre ambas Alemanias.

8. Algunas líneas de metro de la RFA, en parte de su recorrido, entraban en la RDA. Pero tenían prohibido parar, originando “estaciones fantasma” fuertemente vigiladas.

9. La caída del Muro de Berlín fue, básicamente, un error. Durante una conferencia de prensa el 9 de noviembre de 1989, un alto funcionario de la RDA anunció que el tránsito entre las dos Alemanias sería libre. Y que la medida entraría en vigor inmediatamente. Pese a los intentos de rectificar, la prensa occidental ya se había hecho eco. Y ciudadanos de las dos Alemanias se agolparon ante los pasos fronterizos.

10.  En España tenemos tres trocitos del muro de Berlín. Concretamente en Madrid, en el Parque de Berlín. Fueron un regalo como símbolo del hermanamiento de ambas ciudades.

Muro de Berlín
Parque de Berlín, Madrid // Xauxa Håkan Svensson (CC BY-SA 3.0)

 

¿Por qué se construyó el Muro de Berlín?

Tras el final de la segunda Guerra Mundial, las potencias aliadas (Estados Unidos, la Unión Soviética y el Reino Unido) se reunieron en Potsdam y acordaron el futuro de Alemania. Allí decidieron que, para la recuperación y desmilitarización del país, se establecerían 4 zonas de ocupación (incluyendo a Francia en el reparto). Berlín, como capital del país, también fue dividida en cuatro. A pesar de que geográficamente pertenecía al área controlada por la URSS.

el muro de berlín
Zonas de ocupacion aliadas en la Alemania de la posguerra // ©WikiNihght2 vía Wikimedia Commons

En un principio, estas zonas debían ser una división provisional y el futuro de Alemania sería la reunificación. Pero las constantes tensiones entre la URSS y Estados Unidos, sobre todo a raíz de la entrada en vigor en 1947 del Plan Marshall, condujeron a que esa unificación no se produjese.

En 1948, las potencias occidentales unificaron la administración de sus zonas y crearon una nueva moneda: el marco alemán. La URSS respondió con el conocido como Bloqueo a Berlín. Y esto condujo, en 1949, a la división definitiva del país. Creando así la República Federal de Alemania (en el oeste) y su opuesta, la República Democrática de Alemania (en el este).

Durante los años 50, las diferencias económicas entre ambas Alemanias hicieron que muchos habitantes de la RDA emigrasen al oeste. Ante la masiva pérdida de población, el gobierno socialista decidió, en 1961, cerrar definitivamente sus fronteras. Lo que en la capital se materializó con la construcción del famoso Muro de Berlín. Con ello buscaban aislar ese reducto occidental que quedaba dentro del territorio de la URSS. Y a través del cual se exiliaban muchos ciudadanos.

La vida entre 1961 y 1989

Durante los 28 años que el Muro de Berlín dividió la ciudad, la vida de los berlineses (y de los alemanes en general) se vio completamente alterada. Empezando por la “sorpresa” que supuso su construcción. Y que dejó familias divididas, personas sin empleo y, en ocasiones, hasta sin hogar.

Residentes de Berlín Oeste muestran a sus hijos a familiares del Este

Si bien es cierto que los ciudadanos de la RFA podían entrar de visita en la RDA con relativa facilidad, no ocurría lo mismo al revés. Los habitantes de la RDA necesitaban un visado. Un visado que sólo se concedía por motivos laborales o de fuerza mayor, y que era prácticamente imposible de conseguir. Y mucho menos para varios miembros de una misma familia.

Se cree que, a lo largo de ese tiempo, los intentos de fuga de la RDA hacia el oeste alcanzaron los 600.000. De los cuales unos 100.000 se produjeron intentando cruzar el muro (el resto fue a través de otras fronteras). Se calcula que unas 5.000 personas lo lograron. Y que, según cifras oficiales, 138 murieron en el intento. A lo que hay que sumar un buen número de heridos y detenidos.

En la década de los 80, una fuerte crisis económica y política en la Unión Soviética llevó al principio del fin del Telón de Acero. Las políticas aperturistas de algunos países del bloque comunista fueron arrastrando a los demás. Y, finalmente, el 9 de noviembre de 1989, Günter Schabowski anunció en una conferencia de prensa la apertura inmediata de las fronteras alemanas. Ante esto, miles de ciudadanos se congregaron en los pasos fronterizos. Lo que terminó suponiendo la caída del Muro de Berlín.

Muro de Berlín
Caída del Muro de Berlín, 1989 // Lear 21 at English Wikipedia (CC BY-SA 3.0)

 

Dónde ver los restos del Muro de Berlín

Tras la apertura de las fronteras en la noche del 9 de noviembre de 1989, muchos alemanes se congregaron en el muro y comenzaron, con picos y palas, a derribar la estructura. De hecho, en la actualidad, apenas quedan en pie unos pocos kilómetros de los más de 150 que tenía originalmente.

En este mapa podéis ver los mejores lugares, no sólo para ver el Muro de Berlín, sino para ver también otros lugares que, aun no siendo el propio muro, pertenecían a la estructura fronteriza de la ciudad.

East Side Gallery

En el lado oeste siempre hubo grafitis y pinturas. Pero en el lado este era impensable. Por eso, tras la caída de el Muro de Berlín, multitud de artistas de numerosos países decoraron ese lado con más de 100 pinturas. En ellas se reflejan los sentimientos y reflexiones políticas que produjo el muro y la reunificación de Alemania.

Gracias a esos grafitis, la East Side Gallery es el tramo más famoso de el Muro de Berlín. Y también el más largo de los que aún se conservan: discurre a lo largo de 1,3 kilómetros por Mühlenstrasse. Desde la Ostbahnhof, hasta Oberbaumbrücke.

Así que, ¡no hay mejor lugar para empezar a recorrer el muro!

Muro de Berlín muro de Berlin Muro de Berlín Muro de Berlín Muro de Berlín Muro de Berlín

Checkpoint Charlie

Otro punto imprescindible que visitar en el trazado del Muro de Berlín es el famosísimo Checkpoint Charlie. Se encontraba en Friedrichstrasse y era el principal paso fronterizo entre el sector soviético y el americano.

Tanques americanos y soviéticos enfrentados en el Checkpoint Charlie, 27 de Octubre de 1961 // AP, U.S. Army

Además, es el lugar donde, el 27 de octubre de 1961, estuvo a punto de estallar por los aires una guerra entre ambas potencias. Ya que, a raíz de una disputa en el puesto de control, ambos ejércitos sacaron sus tanques a la calle y, durante 16 horas, estuvieron apuntándose. Por suerte, las negociaciones llegaron a buen puerto y los tanques se retiraron sin abrir fuego.

Tras la caída del Muro de Berlín, el Checkpoint Charlie fue demolido. Pero, en el año 2000, se decidió instalar una reproducción del primer puesto de control que hubo. Y actualmente es uno de los iconos más característicos de la ciudad de Berlín. Aunque desgraciadamente se ha convertido en un lugar puramente turístico y artificial.

Muro de Berlín

Por otro lado, no muy lejos de allí está la Topografía del Terror. Que, aunque es un museo dedicado a la cronología del régimen nazi, en sus instalaciones se puede ver otro de los mayores trozos que se conservan del Muro de Berlín. Potsdamer Platz Muro de Berlín

Tränenpalast

Nuestra siguiente parada puede ser en el Tränenpalast. Un antiguo puesto fronterizo entre el Berlín Oriental y el Occidental, situado justo al lado de la estación de Friedrichstrasse, en la orilla sur del Spree.

Su nombre, que en español significa “Palacio de las Lágrimas”, hace referencia a todas esas lágrimas que se vertieron allí en las despedidas de los alemanes occidentales que debían regresar a Berlín Oeste tras visitar a sus allegados en el este. En el interior hay una exposición con objetos originales de los años en los que este puesto fronterizo estuvo en funcionamiento. Así como recreaciones de las instalaciones en las que se sellaban los pasaportes y se inspeccionaba a los ciudadanos.

Muro de Berlín
By Bundesarchiv, Bild 183-1990-0403-016 / Franke, Klaus (CC-BY-SA 3.0)

Puede visitarse gratis hasta las 19:00

Nordbanhof

Mapa de las «estaciones fantasma» durante los años de la división de Berlín

Como ya hemos dicho, el Muro de Berlín, además de dividir la superficie, también dividió las entrañas de la ciudad. Algunos tramos de las líneas de metro (actualmente la U6, U8 y el S-Bahn) comenzaban en el lado occidental, pero atravesaban una parte del este antes de volver al oeste. Y en esos tramos se encontraban las conocidas como “estaciones fantasma”. Los trenes debían reducir la velocidad, pero tenían prohibido detenerse. Y los andenes estaban fuertemente custodiados por agentes de la RDA.

Muro de Berlín
Izq: guardias custodiando una estación en el lado oriental Dcha: Estación Fantasma de Berlín Stadtmitte U-Bahn // Frits Wiarda (CC BY-SA 3.0)

En la estación Nordbanhof hay una pequeña exposición sobre los intentos de fuga a través del metro y cómo el gobierno de la RDA trató de impedirlos.

Memorial del Muro de Berlín (y centro de visitantes)

Es el mayor monumento conmemorativo del Muro de Berlín al aire libre. Tiene una longitud de 1,4 kilómetros. Y se extiende a lo largo de Bernauer Strasse. Una calle que estuvo durante años dividida por la mitad, siguiendo el trazado del muro.

Centro de visitantes

Un buen lugar para empezar la visita es en el Centro de Visitantes. En la esquina de Bernauer Strasse con Gartenstrasse. Allí se encuentra la exposición 1961-1989: El Muro de Berlín, inaugurada el 9 de noviembre de 2014, en el 25 aniversario de la caída. En ella se explica la construcción, la vida y la destrucción del muro, así como su contexto político. También cuenta cómo era la vida a ambos lados. Y cómo cambió la ciudad tras la reunificación.

Después, se puede seguir visitando la exposición al aire libre.

Memorial del Muro

El primer tramo se extiende desde Gartenstrasse hasta Ackerstrasse. Y en él se explica lo que supuso para los ciudadanos el muro y cómo limitó sus movimientos por la ciudad. Hay que destacar la “Ventana del Recuerdo”, donde se pone cara a quienes fallecieron intentando cruzar.

el Muro de Berlin

Después, un poco más adelante, está el Monumento Nacional a la División Alemana: unos 70m del muro flanqueados por dos piezas de acero oxidado que recuerdan a las instalaciones de la frontera. Incluso se puede ver la reconstrucción de la franja de la muerte, con la torre de vigilancia y los enormes focos.

el Muro de Berlín el Muro de Berlín

El segundo tramo, entre Ackerstrasse y Brunnenstrasse, se centra en las víctimas del muro, así como en los desesperados intentos de huida. A mitad del tramo, en el lado sur, se encuentra la Capilla de la Reconciliación. Que fue construida para remplazar una iglesia de ladrillo rojo que el gobierno de la RDA demolió en el año 85 para ampliar la franja que rodeaba el muro. En este tramo también hay paneles informativos sobre su construcción y sus ampliaciones.

el Muro de Berlín

El último tramo, que va desde Brunnenstrasse hasta Schwedter Strasse, no puede recorrerse siguiendo el trazado original. De hecho, gran parte del camino hay que hacerlo bordeando edificios y terrenos más modernos que han ocupado el espacio donde se levantaba el muro. Esta última parte de la exposición explica cuál fue la posición de la Alemania Occidental en relación al muro de Berlín. Así como cuál era el papel de los vigilantes de la RDA.

Aunque quizás se hace un poco larga, es una exposición muy completa. Y está llena de carteles explicativos.

¡Ideal para entender a la perfección la historia y el trasfondo del Muro de Berlín!

Mauerpark y Flohmarkt im Mauerpark

El memorial del muro termina en el Mauerpark. Cuyo nombre significa literalmente el Parque del Muro. Y ocupa un trozo de la que un día fue la franja de la muerte.

Os recomiendo que, si podéis, hagáis coincidir vuestra visita con un domingo. Ya que ese esel día en el que se celebra el Flohmarkt im MauerparkUno de los mercadillos más famosos y concurridos de la capital alemana. Donde, además de puestos de artículos de segunda mano, hay muchísimos puestos de artículos vintage o de coleccionista. Así como puestos de comida callejera y cervecerías como Mauersegler.

Muro de Berlín

Otros vestigios de la RDA que merece la pena visitar

Una vez recorridos los restos que quedan del Muro de Berlín, así como algunas de las principales instalaciones fronterizas que aún están en pie, también se pueden visitar algunos otros lugares que nos transportan a la época de la división de Alemania. Y más concretamente a la vida en la RDA. Mucho menos conocida para nosotros que la vida en Berlín Oeste.

Museo de la Stasi

Aunque quizás un poco alejado del centro, este museo puede ser una buena visita para adentrarse en uno de los lados más oscuros de la Alemania Oriental.

el Muro de Berlín

Se ubica en el edificio del que fuera el Ministerio de Seguridad del Estado, abreviado como Stasi. Un ministerio creado en 1950 por el gobierno de la RDA, a semejanza de la KGB soviética, para hacer las veces de policía secreta, agencia de inteligencia y departamento de investigación criminal. Desde este ministerio, que llegó a contar con 91.000 agentes y más de 180.000 colaboradores, se vigiló a millones de ciudadanos de la RDA.

Poco después de la caída del muro, en 1990, la Stasi dejó de operar y miles de ciudadanos se dirigieron a sus oficinas para impedir la destrucción de toda la documentación que podría probar los abusos cometidos por esta “policía” de la RDA.

En el interior del museo se pueden ver muchas de las estancias tal y como estaban durante sus años de actividad. Se explica la historia de su creación y cómo era su funcionamiento. Y para acabar, también es posible ver algunos artilugios utilizados para las labores de espionaje.

el Muro de Berlín

La entrada al museo cuesta 5€. Y se puede visitar de lunes a viernes de 10 a 18; y los fines de semana de 11 a 18.

Karl-Marx Allee

No muy lejos de allí se encuentra otro de los principales vestigios que quedan de la RDA: la imponente avenida de Karl-Marx. Que, con sus 90 metros de ancho, discurre desde Alexanderplatz hasta Frankfurter Tor.

Fue construida entre 1952 y 1960, y en ella se encuentran las mejores muestras arquitectónicas de la Alemania del Este. Las “modernas” viviendas que se construyeron allí fueron destinadas a los camaradas del partido y la calle fue el escenario de los principales desfiles militares de la RDA.

el Muro de Berlín

Museo de la RDA

Y, para acabar, también se puede visitar el museo de la RDA (DDR Museum en alemán). En él se muestran objetos de la vida cotidiana de la Alemania del este. Desde envases de alimentos, cosméticos o medicamentos, y moda de la época; hasta un Trabi (el coche más habitual en la RDA) o la reproducción de una vivienda.

El museo se encuentra a pocos pasos de la Museumsinsel y de Alexanderplatz. Y se puede visitar todos los días de 10 a 20. Su mayor problema es que el precio de la entrada es de 9,80 (8,5 € online) y la exposición es verdaderamente pequeña .Aun así, es uno de los museos más curiosos de la ciudad.

..

Otros artículos sobre Berlín:
..

2 Comments

  1. Hola. Buenas noches. Hay mucho que visitar en Berlín. Ya estuve en 2015 y 2016, sin embargo tomé fotos entre ellas de la esquina de Bernauerstrasse con Gardenstrasse y otra de la Gardenstrasse pero no las encontré. Como referencia está una parte del muro y a continuación edificios que servían de muro y entré a un edificio que tiene o tenía graffitis en su interior y después la esquina con la Gardenstrasse. Saludos.

    1. Buenas noches Bertín,
      La verdad que sí que Berlín tiene muchísimo que visitar y mucha historia que descubrir. Nosotras recorrimos el trazado del muro siguiendo el memorial pero no vimos la casa que me dices. ¡Me la apunto para buscarla la próxima vez! Porque estoy segura de que volveré..
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.