visitar Combarro
España,  Galicia,  Rías Baixas

Visitar Combarro, el pueblo más bonito de las Rías Baixas.

Aunque Galicia cuenta con infinidad de pueblos bonitos, en nuestro viaje por las Rías Baixas hubo uno, del que os voy a hablar aquí, que destacó por encima del resto. Por eso, reservar un par de horas para visitar Combarro nos parece uno de los mejores planes que hacer en la zona.

Y que, además, se puede combinar perfectamente con la visita de la ciudad de Pontevedra. O de Sanxenxo y la península de O Grove.

Así que, no hay excusas, ¡¡visitar Combarro es imprescindible!!

Cómo llegar

Combarro es una pequeña población de apenas 1.800 habitantes a orillas de la ría de Pontevedra. Que, pese a no ser de los lugares más conocidos de la zona, es, sin duda, uno de los pueblos más bonitos. Y no sólo de las Rías Baixas. Si no de toda Galicia.

La principal ciudad desde la que acceder a Combarro es Pontevedra. A tan sólo 8 kilómetros (unos 15 minutos) de distancia. E, igualmente, si se va desde otras ciudades como Santiago (a 1 hora) o Vigo (a 30 minutos), habrá que pasar por Pontevedra. Aunque también se puede acceder desde Sanxenxo, Portonovo y toda la península de O Grove😉.

Cómo visitar Combarro y qué ver

Una vez en Combarro, lo mejor es aparcar en la zona del puerto deportivo. Allí hay bastantes plazas de aparcamiento gratuito. Pero, si viajáis en verano (y, sobre todo, si no madrugáis mucho), la cosa estará difícil. Por lo que otra opción, aunque de pago, es dejarlo en el párking privado del Club Náutico.

Desde allí, en un minuto se llega a la Plaza Peirao da Chousa. El lugar ideal para empezar a visitar Combarro. Y donde, con un poco de suerte, será día de mercado y habrá puestos en los que comprar productos típicos gallegos. Como quesos, embutidos o miel, recién traídos de la granja.

Los hórreos

Ahora bien, si por algo es famoso y merece la pena visitar Combarro es por sus hórreos. O, más bien por su singularidad y su cantidad. Pero, ¿qué son exactamente los hórreos? Pues son unas construcciones en las que tradicionalmente se almacenaban las cosechas. Principalmente de cereales y grano. Aunque la peculiaridad de los de Combarro es que están levantados sobre el mar. A orillas de la ría. Y también se utilizaban como secadero de pescado.

visitar Combarro

El mejor lugar para verlos de cerca es en la rúa do Mar. Una pequeña callejuela (o más bien un callejón) que baja hasta la ría desde la calle principal. O desde el balcón de la tienda de artesanía Celsa, al que se puede acceder gratis. Aunque os recomiendo haceros con alguna de sus cremas de orujo, de las más ricas que probamos.

visitar Combarro

El casco antiguo: callejuelas y cruceiros

El casco antiguo de Combarro, donde reside otra buena parte de su atractivo, es un entramado de estrechas callejuelas, casitas empedradas y cruceiros. Cruces de piedra que señalaban las encrucijadas (o confluencias de caminos). Y cuyo origen, aunque no se conoce a ciencia cierta, probablemente sea celta. Pues también son frecuentes en Bretaña e Irlanda.

visitar Combarro

Así que no hay mejor forma para visitar Combarro que adentrándose por estas estrechas callejuelas. Y dejándose llevar para descubrir sus mejores rincones. Aunque este 2020, con las restricciones por el Covid-19 y para evitar aglomeraciones, las calles eran de sentido único y no se podría vagabundear mucho.

Hay que destacar la Iglesia de San Roque. Que desbancó a San Sebastián como patrón del pueblo gracias a su supuesta intercesión durante una epidemia de peste.

La Praia da Pinela y las mejores vistas del pueblo

Para terminar de visitar Combarro, no hay que dejar de llegar a la Praia da Pinela. Una pequeña playa justo al final del casco viejo desde donde se tienen las mejores vistas del pueblo. Y de sus preciosos hórreos, claro.

visitar Combarro

Desde aquí, sólo quedaría despedirse de uno de los pueblos más bonitos de las Rías Baixas. Y volver a cruzar su centro histórico para recoger el coche.

Monasterio de San Xoan de Poio

Si tenéis un poco de tiempo extra, os recomiendo hacer también una pequeña visita al Monasterio San Xoan de Poio (la podéis hacer antes de visitar Combarro, pues está a medio camino si se viene desde Pontevedra). Y es que este monasterio benedictino del siglo X, declarado Bien de Interés Cultural en 1971, es uno de los más antiguos y bonitos de la zona.

visitar Combarro

Se puede visitar de 10 a 13 y de 16:30 a 18. Y el precio de la entrada es de 1,50 €. O también os podéis alojar en la hospedería de su interior. Así que no dudéis en consultar su web para tener toda la información de primera mano.

Al margen de la visita al monasterio, tampoco hay que perderse su hórreo. Que, con sus más de 33 metros de largo, es uno de los más grandes (si no el más grande) de toda Galicia. Y se puede visitar completamente gratis accediendo por la parte trasera del monasterio.

¿Qué os ha parecido? ¿Os animáis a incluir Combarro y el Monasterio de San Xoan de Poio en vuestro recorrido por las Rías Baixas?

.

Otros artículos para viajar a las Rías Baixas: 
..

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.