qué ver en Vigo
España,  Galicia,  Rías Baixas

Qué ver en Vigo. Todo lo que saber para visitar la ciudad en 1 día.

La ciudad más poblada de la provincia de Pontevedra, pese a no ser su capital (pues lo es la homónima Pontevedra), es un lugar acogedor, atractivo y actual a partes iguales. Y podría parecer que está hecha a medida para aquellos que buscan disfrutarla con tranquilidad. Apenas un gran paseo basta para recorrer en unas horas todos los imprescindibles que ver en Vigo.

Pero que su tamaño no os engañe. En sus calles más nuevas se palpa el ambiente cosmopolita del último gran puerto europeo antes del abismal océano que separa el viejo del nuevo continente. Una modernidad que contrasta con el pasado puramente marinero de la ría. Siglos de historia patentes en cada una de sus angostas calles empedradas. Y en las pequeñas tabernas tradicionales que sobreviven en el casco vello.

Un pasado y un presente que hacen de Vigo una ciudad que recibe a los forasteros con los brazos abiertos. El lugar donde sentirse bienvenido para empezar cualquier viaje por Galicia. Para disfrutar del Parque Nacional de las Islas Atlánticas. O para seguir los sinuosos trazos de las Rías Baixas hacia los confines de la tierra…

Cómo llegar y cómo moverse por la ciudad

A la ciudad de Vigo, gracias a su posición estratégica al borde del Atlántico, se puede llegar por tierra, por mar y por aire.

Por tierra: tardando mucho o tardando poco, siempre se puede llegar a Vigo echándose a la carretera.

♥ Coche: Como es lógico, conduciendo desde cualquier punto de Galicia o de España y Portugal es muy fácil llegar. Sólo hay que recorrer los kilómetros que nos separen de la ciudad.

♥ Tren: Igualmente, Renfe también ofrece conexiones diarias con ciudades cercanas (como León). Desde donde se puede enlazar con trenes hasta Madrid u otras ciudades. Aunque, como suele ocurrir con la mayoría de ciudades del norte de España, las vías no son las mejores. Y los trayectos suelen ser largos y lentos☹. Sólo hasta León se tarda algo más de 5h.

♥ Autobús: sin duda, la mejor alternativa al tren para viajar al norte. La compañía Avanza Bus hace el trayecto desde/hasta Madrid en unas 8h. Y ofrece varias frecuencias al día.

Por aire: el aeropuerto de Vigo, aunque pequeñito, quizás sea la forma más cómoda de llegar para los que vivimos lejos. Cuenta con conexiones diarias a Madrid y Barcelona. Y vuelos semanales a otras ciudades como Las Palmas de Gran Canaria. Además de operativa chárter a capitales europeas durante el verano.

Nueva York en 1 semana

Otra opción para llegar por aire es volando a Oporto. Que, a tan sólo 1h y media en coche, es una alternativa muy cómoda con enlaces low cost a la mayoría de ciudades españolas y europeas.

Por mar: aunque no sea la opción más habitual, también se puede llegar a Vigo en barco. Y es que, como buen puerto de salida al Atlántico, recibe numerosos cruceros. Tanto trasatlánticos, como otros que recorren la costa peninsular y los archipiélagos cercanos.

Qué ver en Vigo en 1 día

Una vez en la ciudad conviene olvidarse del coche, si es que lo hemos llevado, y echarse a andar por sus calles. Pese a ser la ciudad más poblada de Galicia, su núcleo urbano principal y donde están todos los puntos de interés es bastante pequeñito. Así que todo lo que hay que ver en Vigo en 1 día se puede recorrer a pie sin ningún problema.

Aquí os dejo un mapa con nuestra ruta por los 9 lugares que no hay que perderse en la ciudad.

Como veis, en apenas 1 hora se puede hacer el recorrido completo. Así que es perfecto para combinarlo con una visita al resto de lugares imprescindibles que ver en la ría de Vigo fuera de la ciudad.

1. Plaza Compostela

Una buena opción para empezar la ruta es en la Plaza Compostela. Que, aunque se llame así, más que una plaza es una alameda en la que abundan los magnolios y las camelias. Y que está presidida por hay una fuente y tres estatuas del escultor vigués Camilo Nogueira.

qué ver en Vigo

Allí tampoco hay que dejar de echarle un ojo al emblemático Edificio de Correos y Telégrafos que preside uno de los laterales en su extremo más occidental.

2. García Barbón y Policarpo Sanz: arquitectura y arte en dos calles

Desde la Plaza de Compostela se puede subir hasta la Avenida García Barbón. Que, junto con su prolongación, la Rúa Policarpo Sanz, las podríamos considerar como las calles más importantes de la ciudad. Y es que en sus aceras se concentra una sucesión de edificios emblemáticos y obras de arte imprescindibles que ver en Vigo. 

Podríamos empezar por la neogótica Igrexa de Santiago. Para seguir admirando construcciones como la icónica Escuela de Artes y Oficios. O el Teatro García Barbón, inspirado en la Ópera de París. Que son los ejemplos más representativos del pasado arquitectónico de la ciudad.

qué ver en Vigo

Y terminar en la Praza Porta do Sol, la frontera entre la ciudad nueva y el casco vello. Donde está la escultura El Sireno y el popular Dinoseto (un seto podado con forma de dinosaurio). Ambos referentes, no exentos de polémica, del arte moderno vigués.

3. Plaza de la Constitución

A muy poquitos pasos de allí está esta otra plaza. La de la Constitución. El mismísimo corazón del casco vello. Donde se encuentran algunos de los edificios más importantes de Vigo. Entre ellos el que alojó el Ayuntamiento entre 1891 y 1977. Y en cuyo centro se encuentra una farola de cinco brazos que fue la primera de luz eléctrica que hubo en la ciudad.

En la actualidad, la gran mayoría de los soportales de la plaza son bares y restaurantes en los que poder disfrutar de unas tapas y un albariño en el mejor ambiente (más abajo os recomiendo alguno😉).

4. Concatedral de Santa María

La siguiente parada en nuestro recorrido por los imprescindibles que ver en Vigo es en el templo religioso más importante de la ciudad: la Concatedral de Santa María. Y, aunque su apariencia sea muy sencilla, no os dejéis engañar, ¡¡su interior es espectacular!! Así que, si la pilláis abierta, no dejéis de entrar a ver sus columnas dóricas y el Cristo de la Victoria.

5. Torre de Ceta y Arines

La Torre de Ceta y Arines, también conocida como la Torre de Pazos Figueroa en honor a sus propietarios, es otro de los emblemas del casco viejo que no hay que perderse. Fue levantada en el siglo XVI y puede presumir de ser el edificio no religioso más antiguo de Vigo.

En la actualidad es la sede del Instituto Camões. El homólogo portugués del Instituto Cervantes. Y suele acoger exposiciones y actividades para promocionar la cultura lusitana.

6. Mercado da Pedra y Rúa das Ostras

Damos por concluida la visita al casco vello deambulando un poquito por sus estrechas callejuelas empedradas hasta llegar al Mercado de A Pedra. Tristemente famoso por ser un foco de piratería que llegó a estar en el radar del FBI por la venta de falsificaciones. Lo que acabó con una macro operación policial en 2014. Que condujo al cierre de la mayoría de sus puestos. Finalmente, en 2019, tras una reforma integral, reabrió sus puertas. Y ahora es el lugar ideal para comprar productos típicos gallegos y algún souvenir de la ciudad.

Tras visitarlo hay que salir a la famosísima Rúa das Ostras. El lugar en el que históricamente los ostreros y mariscadores montaban sus puestos. Ahora reconvertidos en bares y restaurantes donde probar el marisco recién traído de la ría es un auténtico lujo😉

7. Olivo de Vigo

Pese a que siempre solemos asociar los olivos y las aceitunas con las regiones del sur de España, Galicia siempre fue una tierra de olivares. Pero estos ancestrales árboles casi desaparecen del territorio tras la orden de los Reyes Católicos de talarlos para favorecer su producción en otras zonas de los reinos. Aun así, la ciudad de Vigo no dejó nunca de estar vinculada a ellos. Luciendo incluso un olivo en su bandera. Y siempre mantuvo la tradición de plantarlos junto al atrio de las iglesias como símbolo de vida eterna.

Por eso mismo, el más famoso de todos, este olivo de más de 200 años del Paseo de Alfonso XII, conocido como “el Olivo de Vigo” por proceder de un esqueje de la olivera que en el siglo XII plantaron los Caballeros Templarios junto a la antigua Colegiata, es un auténtico emblema de la ciudad. Lo que lo convierte en una parada obligatoria en cualquier recorrido por los lugares más destacados que ver en Vigo.

8. Castillo de San Sebastián

Si se sube por la ladera que hay junto al Olivo de Vigo se llega en unos minutos a lo que en su día fue el Castillo de San Sebastián. Y, aunque ya no queda prácticamente nada de él, en este cerro situado en la parte más alta del Casco Viejo, es donde se encuentra la nueva sede del Ayuntamiento. Y un precioso jardín donde también se pueden ver algunos restos de la muralla y los baluartes del siglo XVII. Aunque, sin duda, si el día está despejado, lo mejor son las vistas de la vecina península del Morrazo.

9. Monte O Castro

Terminamos los imprescindibles que ver en Vigo llegando hasta el Monte O Castro. El lugar perfecto para, además de disfrutar de un oasis de árboles en plena ciudad, repasar toda la historia de la localidad.

A medida que se sube, se pueden ver desde los restos de los poblados fortificados construidos por los celtas en el siglo II a.C. Hasta el castillo medieval o los pasadizos del siglo XVII que se reutilizaron durante la Guerra Civil. Pasando por numerosos monumentos y esculturas dedicados a hechos y personajes cruciales para Vigo.

qué ver en Vigo

Sin duda, el mejor sitio para pasear y disfrutar de un rato agradable antes de dar por finalizada la visita de la ciudad.

Dónde comer en Vigo

Además de conocer todo lo que hay que ver en Vigo, no hay que olvidarse de buscar dónde comer. Y opciones no faltan. Tanto las callejuelas empedradas del casco vello, como las avenidas de la ciudad nueva y los bulevares del puerto están repletos de bares y restaurantes en los que sentarse a picar algo.

Dicho esto, os dejo 4 sitios (todos en el casco viejo ya que nos alojábamos muy cerquita) en los que estuvimos y a los que volveríamos sin duda 😉

A’Curuxa Taverna: amor en estado puro. Sólo eso puedo decir. A pocos pasos de la Plaza de la Constitución, sirven tapas y raciones generosas, caseras y exquisitas a precio inmejorable (con cervezas y cafés, no llega a 20€ por persona). Local súper acogedor y personal encantador. Además, en las mesas altas de la entrada se puede estar con mascota😍.

La Contenta: en la Plaza de la Constitución y con una terraza enorme es una buena opción para un picoteo rico, de estilo internacional y a buen precio. Destacan las mini-hamburguesas, los burritos y algunos platos de pescado. Así como las ensaladas y los dips (hummus, guacamole…).

La Central Gastro: está también en la Plaza de la Constitución y es el lugar ideal para darse un caprichito. No es barato (unos 30-40€ por persona, botella de vino incluida). Pero su carta fusión gallego-oriental merece mucho la pena. Súper recomendables las gyozas, la tempura de pulpo y el tartar de vaca vella.

La Fabbrica del Gelato: ¿quién puede resistirse a un suculento helado? Nadie, ¿verdad? Pues a uno de estos, menos todavía. Son 100% artesanales. Sin colorantes ni saborizantes. Y se nota. Además, la variedad de sabores y de opciones (veganas, sin lactosa, sin gluten…) es enooorme. Así que deja hueco para el postre🤗

Para acabar, ¿dónde alojarse?

Pues bien, estamos en una ciudad para caminar. Como habéis visto, se puede llegar andando a todos los puntos imprescindibles que ver en Vigo. Por lo que os recomiendo un hotel céntrico. Desde donde poder visitarlo todo a pie.

Nuestra elección en esta ocasión fue el Hotel Atlántico Vigo 2*. Y nos resultó un acierto total. La ubicación es perfecta. A apenas 5-10 minutos andando del epicentro del casco vello. Las instalaciones están reformadas, las camas son comodísimas y estaba todo muy limpio.

El precio ronda los 80 € por noche en habitación doble. No, no es barato, pero teniendo en cuenta los precios de otros hoteles de la ciudad, es más que razonable. Sobre todo, valorando el buen servicio que ofrecen.

Además, lo elegimos por dos puntos clave. Por un lado, aceptan mascotas en la habitación (con suplemento de 15€/noche). Les ponen su propia camita, sus cuencos y unas chuches de regalo.

Y, por otro, también disponen de parking en las instalaciones. Que, aunque hay que pagarlo a parte (13€ por noche), es un punto muy a su favor para poder dejar el coche en una ciudad hecha por y para los peatones. 

Si queréis reservar vuestro alojamiento ideal, no dejéis de utilizar estos links de descuento😉:

Hasta 40€ de descuento para tu primera reserva con Airbnb

Haz tu primera reserva en Booking.com al mejor precio desde aquí

..

¿Habéis estado en Vigo? ¿Se os ocurre algún otro lugar imprescindible que ver en la ciudad?

..

Otros artículos para viajar a las Rías Baixas: 
..

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.