el centro de lanzarote
Canarias,  España,  Lanzarote

El centro de Lanzarote: una tierra de fuego y agua

Canarias, ese trocito de paraíso en la Tierra que emergió en forma de volcanes de las profundidades del Océano Atlántico, es la conjunción perfecta de los 4 elementos de la naturaleza. Pero el fuego y el agua son, sin duda, los que marcan el carácter único e incomparable de la isla más oriental. Por eso os propongo conocer el centro de Lanzarote. Un viaje entre lava y cenizas por algunos de los lugares más sorprendentes del archipiélago. Que han conseguido colocarla como la favorita de muchos visitantes.

Qué ver en el centro de Lanzarote

La históricamente más septentrional de las canarias (hasta que por fin La Graciosa fue considerada la octava isla y, desde entonces, ocupa esa posición) es también la que cuenta en su haber con una mayor actividad volcánica. De ahí que, pese a que las 8 islas cuentan con volcanes (o vestigios de ellos), Lanzarote sea muchas veces llamada “la isla de los volcanes”.

Para conocer un poquito mejor la isla y por qué se la llama así, os propongo esta ruta de 1 día para recorrer el centro de Lanzarote. Desde las Montañas del Fuego (P.N. de Timanfaya), hasta la Playa de Famara. Pasando por las tierras del interior, donde se encuentran algunos de los lugares con más encanto de la isla.

el centro de lanzarote

Parque Nacional de Timanfaya

La primera parada de esta ruta por el centro de Lanzarote es en el mayor emblema de la isla. En el Parque Nacional de Timanfaya. El único Parque Nacional Español de carácter completamente geológico. Y que cuenta con veinticinco volcanes que ocupan una extensión de más de 5.000 hectáreas que parece sacada de otro mundo.

Antes de empezar, es imprescindible acercarse al Centro de Visitantes. Donde, además de conocer un poco más la historia y las características de Timanfaya, nos darán toda la información importante para realizar la visita.

Después, hay que dirigirse a la entrada de las Montañas de Fuego. Que sería el lugar en el que verdaderamente empieza la visita del parque. Allí hay que dejar el coche y comprar las entradas (12€ adultos y 6€ niños; aunque más abajo os hablo de los bonos y entradas combinadas). Y desde ese mismo lugar parten las guaguas en las que se hace la visita guiada por los principales volcanes.

Debido a la orografía y características del terreno, no es posible transitarlo por libre. A excepción de una pequeña ruta de senderismo que discurre en paralelo a la costa. Eso sí, está fuera de los límites del espacio protegido. Aunque si lo que os apetece es recorrer a pie los volcanes, también hay otra ruta de unos 2km por el corazón del parque. Se realiza con un guía y es necesario reservar previamente en el Centro de Visitantes.

Al final de la visita en autobús, los guías llevan a cabo demostraciones geotérmicas. En las que se puede comprobar cómo bajo la superficie del centro de Lanzarote el fuego de volcán sigue vivo. Llegando el terreno a alcanzar los 100-120º en superficie. Y hasta 300º a sólo unos metros de profundidad.

La guinda de la visita: probar un menú 100% volcánico.

Aprovechando esas temperaturas se preparan los platos del restaurante “El Diablo”. Una icónica obra de César Manrique, situada junto a las taquillas de las Montañas de Fuego, que permite a los visitantes ver en vivo y en directo cómo ese calor del interior de la tierra cocina lo que van a degustar.

Del interior de la tierra sale el calor con el que se cocina en el horno volcánico de El Diablo. © Centros de Arte, Cultura y Turismo de Lanzarote

Hay una gran diversidad de opiniones sobre el restaurante. Pero espero arrojar un poquito de luz al respecto…

Si valoramos estrictamente la relación calidad-precio, podríamos decir que es un poquito caro. Y también es cierto que podemos comer lo mismo (no dejan de ser carnes, pescados y verduras a la parrilla) a precios más económicos en otros sitios. Pero no nos podemos olvidar que la comida de El Diablo no es sólo comida. Sino una experiencia única, cocinada al calor de un volcán.

Así que, si después de la vista se os ha abierto el apetito, ya sabéis. ¡Animaos a probarlo y me contáis después!

La Geria

Tras la visita al mayor Parque Natural de la isla, no hay mejor forma de continuar el día que recorriendo la región de La Geria. Otro Espacio Natural Protegido. Que, además, es el lugar en el que el fuego y el agua se unen dando lugar a espectaculares vinos.

Sí, sí, habéis leído bien. Los vinos D.O. Lanzarote son una auténtica maravilla que sólo es posible producir en la isla. Esto se debe a los terrenos, abundantes en lapilli o picón (pequeños fragmentos de roca volcánica). Que consiguen vencer la escasez de agua, reteniendo la humedad de la noche. Y crean así unas condiciones perfectas para la viticultura.

Por eso en el centro de Lanzarote veréis enormes extensiones de vides únicas. Muy diferentes a las de cualquier otro lugar. Plantadas en el centro de una especie de conos invertidos y rodeadas por esos semicírculos de piedras que las protegen de los fuertes vientos.

el centro de lanzarote

Los vinos conejeros son principalmente blancos. Siendo la variedad de uva malvasía la más habitual. Aunque también se emplean otras variedades y se producen algunos vinos tintos.

Pero, sin duda, la mejor forma de conocer un poquito mejor este tipo de cultivo y de probar los exquisitos frutos que da es adentrándose en las bodegas .

el centro de lanzarote

Imprescindible en La Geria: visitar una (o más de una) bodega.

Aquí os dejo algunas de las más populares que organizan visitas guiadas y catas:

  • El Grifo: desde 1775, la bodega más antigua de Canarias (y una de las más antiguas de España), produce algunos de los vinos más populares de la isla. Si os gustan los espumosos, no dejéis de probar el Malvasía Brut (Muy TOP😉).
  • Los Bermejo: sin desmerecer a los demás, para mí, los malvasía clásicos de las Bodegas Bermejo, tanto el seco como el semidulce, son mis favoritos. Aunque conseguir visitar la bodega es algo complicado.
  • Stratvs: esta bodega y los vinos que produce son, probablemente, los que más renombre tienen dentro del panorama viti-vinícola de la isla. Además de ser las que cuentan con las instalaciones más modernas y vanguardistas.
  • La Geria: aunque lleve el nombre de la zona en la que se encuentran la mayoría de las bodegas, La Geria es una empresa familiar. Y una de las bodegas más pequeñas que, sin embargo, es de las más visitadas.

¡¡Ojo!! Tened en cuenta que, dependiendo de la época del año y de la afluencia de visitantes, es posible que sea necesario reservar con antelación. Y no siempre tienen la información actualizada en su web. Así que lo mejor es contactar directamente con ellos. Por mail o teléfono.

Casa Museo del Campesino

Después de una degustación de vinos de la isla, se puede continuar la ruta haciendo una parada en la Casa Museo del Campesino. Una visita complementaria a la ruta de César Manrique de la que os hablo en este post.

Esta casa-museo fue concebida como un homenaje a la tradición cultural y agrícola de la isla. Además de que en el conjunto pueden verse algunas de las esculturas más populares del artista. Así que, si os quedasteis con ganas de más Cesar Manrique, no dejéis de hacer una paradita 😉.

Teguise

No muy lejos de allí se encuentra Teguise, el municipio más grande. Donde, además, se encuentra la villa homónima en la que se fundó la primera capital de Lanzarote. Elegida como tal por su posición privilegiada en el centro de la isla. Fue el núcleo de toda la vida y la actividad hasta que, ya en el siglo XIX, el puerto de Arrecife empezó a ganar importancia. Y en 1847 la capital se trasladó definitivamente.

Aún así, debido a su importancia en el pasado, en Teguise se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos. Como el Castillo de Santa Bárbara, la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe o la Ermita de San Rafael y la del Santísimo Cristo de la Vera Cruz.

el centro de lanzarote

Pasear por este, ahora tranquilo, pueblo de casitas blancas es imprescindible en cualquier ruta por el centro de Lanzarote. Y también puede ser un buen lugar para picar algo, si aún no lo habéis hecho…

Muy cerquita del pueblo de Teguise, en el mismo municipio, de encuentra Costa Teguise. Una de las zonas más animadas y con más oferta turística de la isla. Así que no la descartéis para buscar alojamiento. Es, sin duda, una de las mejores de todo Lanzarote.

Playa de Famara

Por último, después de recorrer las tierras de fuego del centro de Lanzarote, os propongo terminar el día en el agua. El otro elemento principal de la isla. Y, ¿qué mejor sitio que la Playa de Famara?

Aunque cuando los alisios soplan con fuerza es una playa algo ventosa en la que los amantes del surf surcan las olas. También es una de las playas más bonitas de la isla. En la que la puesta de sol os quitará el hipo.

el centro de lanzarote

Está delimitada al este por el Risco de Famara, donde se encuentran la Ermita y el Mirador de la Virgen de las Nieves. Y al oeste por el Pueblo de Caleta de Famara. El lugar ideal para, si tenéis tiempo, empezar algún curso de surf.

Bonos y entradas para visitar Lanzarote

Si además de visitar el Parque Nacional de Timanfaya (Montañas de Fuego) tenéis pensado hacer varias de las visitas de la ruta de César Manrique en Lanzarote, los distintos bonos combinados de entradas son la mejor opción, sin duda.

Y lo mejor de todo es que duran hasta 14 días. Por lo que no os tenéis que preocupar de visitarlo todo el mismo día😉.

Aquí os dejo un resumen de las distintas opciones que hay:

ruta de césar manrique en lanzarote
Hacer click en la imagen para ampliar

Y vosotros, ¿incluiríais alguna otra visita imprescindible en el centro de Lanzarote?

..

Otros artículos para viajar a Lanzarote:
..

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.